Home > Nacionales > Un día más de suspenso en audiencia contra Correa

Un día más de suspenso en audiencia contra Correa

 

Eran pasadas las 17:00 de ayer y Caupolicán Ochoa, abogado del expresidente Rafael Correa, decía durante el cuarto día de la audiencia preparatoria de juicio en contra del exmandatario y otros tres procesados, que ya se había extendido bastante y que daría paso al resto de abogados para que refutaran o no los elementos de convicción presentados por la Fiscalía.

Pero la defensa de Correa se extendió una media hora más para insistir, inclusive con cartelones al final de su presentación que provocaron sonrisas contenidas de muchos asistentes, en que los elementos de convicción que presentó la Fiscalía no demostrarían la participación de Correa en el delito de asociación ilícita y secuestro del político Fernando Balda el 13 de agosto de 2012.

El fiscal general, Paúl Pérez, acusó a Correa, a Pablo Romero, exsecretario nacional de Inteligencia, y a Diana Falcón y a Raúl Chicaiza, exagentes de la Senain, de ser autores del delito. Ayer, la defensa de Correa y el abogado de Romero, Stalin Oviedo, contradijeron los indicios de Fiscalía por encontrar contradicciones, ilegalidades o considerarlas no pertinentes y solicitaron el sobreseimiento. Mientras que Diego Chimbo, abogado de los exagentes, se ratificó en la información presentada por sus defendidos y pidió que se llame a juicio.

Lo que pasó
A las 10:00 se instaló la audiencia y durante casi seis horas, la defensa de Correa hizo el anuncio de 45 pruebas documentales y 45 testimoniales. Además, refutó uno a uno los 28 elementos de convicción de Fiscalía y pidió la exclusión de 12 indicios.

Ochoa sostenía alrededor de 250 tarjetas, estilo nemotécnicas, escritas a mano por él que le servían de apoyo. Al principio, leía todas y agregaba sus comentarios. Después decidió que era muy largo y dejó de leer unas 50. Así dijo que: “La Fiscalía no va a poder sostener (el caso)” o que “la Fiscalía no tiene elementos sólidos para ir a etapa de juicio”. En un punto de su intervención, cuando ya había hablado de “la parte candente” sobre que el operativo Wilson “sería un fantasma y un misterio”, le preguntó a la jueza: “¿Vamos a tener un receso?” Y se otorgó una hora y media para el almuerzo.

EL DATO
El delito de secuestro, según el Código Penal de 1971, tiene una pena de entre seis y nuevos años de prisión.A su regreso y una vez que acabó su intervención, Oviedo tomó la palabra y en una hora, anunció 16 pruebas documentales y 20 testimoniales. Dijo que “el fiscal demostró su parcialización”, cuando debería ser objetivo e impugnó 23 indicios, entre los de Fiscalía y los de la acusación particular.

Especificó que Romero no pudo haberse reunido con Chicaiza porque se encontraba de viaje y que tampoco pudo haber coordinado una operación de secuestro porque también estaba de viaje. Cuestionó el informe de Contraloría sobre dos cheques pagados a Chicaiza; dijo que no correspondían a ninguna operación, sino a capacitación.

Finalmente, pidió la exclusión de varios elementos de convicción, entre ellos las grabaciones de audios entre Chicaiza y Romero por considerar que fueron inducidos y porque no fueron entregados los originales.

A las 19:30, aproximadamente, intervino Chimbo para ratificarse en los indicios y solicitar que se llame a juicio a los procesados. La jueza suspendió la audiencia pasadas las 21:00. Camacho no fijó fecha para la audiencia en la que expondrá su dictamen. (AGO)

fuente:https://lahora.com.ec

Comentarios