Home > Internacionales > Trump incendia Irán e Irak

Trump incendia Irán e Irak

Estados Unidos liquidó ayer a un hombre mucho más peligroso para sus intereses y los de sus principales aliados en Oriente Próximo -Israel, Arabia Saudí, y los Emiratos- que Abu Bakr al Bagdadi y Osama bin Laden.

El ataque de un dron ‘MQ-9 Reaper’ autorizado por el presidente estadounidense ha golpeado de lleno un convoy que abandonaba el aeropuerto internacional de Bagdad. A bordo de los dos todoterrenos viajaban el general iraní Qasem Soleimani y su más estrecho colaborador iraquí, Abu Mahdi al Muhandis, ‘número dos’ de Hashid Shaabi (Movilización Popular, en árabe), la organización que agrupa a las milicias chiíes iraquíes sufragadas por Teherán.

Hombre invulnerable
Soleimani no tenía la fama mundial de los fundadores de Al Qaeda o el Estado Islámico. Pero él había sido mucho más eficaz. Desde que hace 21 años asumió la dirección de la Fuerza Quds (que significa ‘Jerusalén’ en farsi), y, en particular, a raíz de la invasión de Irak por Estados Unidos, Soleimani había ido expandiendo de forma constante la influencia iraní en Oriente Próximo. Coordinando Al Quds con gobiernos aliados -Irak, Siria- y milicias -Hizbulá en Líbano, los hutíes de Yemen, y grupos afganos, iraquíes y sirios-, Soleimani creó un imperio militar informal coordinado por Teherán desde Kabul hasta Beirut.

De amigo a enemigo

3.000
marines más serán enviados a la zona.Eso le había hecho invulnerable. En enero de 2007, por ejemplo, el entonces comandante en jefe de las Fuerzas Especiales de EE.UU., el general Stanley McChrystal -que luego lideraría las operaciones militares en Afganistán- dio orden de no matar a Soleimani en el norte de Irak «por las problemáticas implicaciones políticas que eso conllevaría», según narra el propio militar en el último número de la revista Foreign Policy.

Eran los tiempos en los que el propio Soleimani se comunicaba directamente con el comandante en jefe de EE.UU. en Irak, David Petraeus -más tarde director de la CIA- a través de mensajes de texto que enviaba nada menos que al entonces presidente iraquí, el kurdo Yalal Talabani, y que solían empezar con un cortés: «Querido general Petraeus».

Ataques contra embajada
El Pentágono aseguró que Soleimani había liderado ataques en bases de la coalición en Irak durante los últimos meses, incluido el 27 de diciembre, día en el que murió el contratista estadounidense.

«El general Soleimani también aprobó los ataques contra la embajada de Estados Unidos en Bagdad que tuvieron lugar esta semana», dijo el Departamento de Defensa.

Trump, orgulloso
La muerte de Soleimani indica a las claras que Donald Trump no va a tener esa consideración, pese que hasta la fecha había evitado atacar a Irán por todos los medios posibles e, incluso, había alertado a sus aliados al plantear su intención de retirarse de Irak como hizo de Siria.

Pero ése no parece ser el caso. «¡Irán nunca ganó una guerra, pero nunca perdió una negociación!», proclamó orgulloso el presidente estadounidense en Twitter. El mensaje es claro: Washington no va a negociar con Teherán.

Quién era Soleimani
Qasem Soleimani forjó su reputación de hombre aguerrido durante los ocho años que duró la sangrienta guerra entre Irán e Irak, en la década de 1980, cuando comandó una de las divisiones del Ejército iraní.

5.000
Soldados de EE.UU. se encuentran en Irak.Entonces, entre otras cosas, se hizo conocido por encabezar misiones de reconocimiento dentro del territorio enemigo. Fue nombrado comandante de división cuando aún no había cumplido los 30 años.

A este general iraní se le atribuye haber definido la estrategia que ayudó al presidente Bashar al Asad a cambiar el curso de la guerra contra las fuerzas rebeldes en Siria, al mismo tiempo que tomaba el control de la milicias chiitas en Irak, que recibían apoyo y entrenamiento de Irán. Sus tropas fueron fundamentales para la derrota del Estado Islámico.

Frase

El presidente Trump acaba de arrojar un cartucho de dinamita en un barril de pólvora y le debe una explicación al pueblo estadounidense”. Joe Biden Exvicepresidente y candidato demócrata.

Reacciones
° Rusia condenó ayer el asesinato del general Soleimani y mostró su apoyo a Irán, al tiempo que advirtió sobre las impredecibles consecuencias del asesinato de Soleimani.

A su vez, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo que Estados Unidos tenía “derecho a defenderse” y que Israel ha comenzado a tomar medidas para protegerse de una posible represalia en su contra.

China, por su parte, hizo un llamamiento a las partes implicadas, a mantener la calma para evitar que el conflicto escale.

En EE.UU. la oposición demócrata criticó con vehemencia la decisión del presidente republicano de ordenar este ataque sin la aprobación del Congreso.

Por el contrario, los líderes republicanos dieron la bienvenida a la operación que mató a Soleimani, así como a otro líder pro-iraní en Irak.

Irán promete una dura venganza
° El máximo órgano de seguridad iraní prometió ayer vengar la muerte del general Qasem Soleimani “en el momento y lugar apropiados” tras el ataque con dron de Estados Unidos en Irak que acabó con la vida del responsable de la fuerza Al Quds.

“América debe saber que su ataque criminal contra el general Soleimani ha sido su peor error (…), y América no escapará fácilmente de las consecuencias de este cálculo erróneo” indicó el Consejo Supremo de Seguridad Nacional en un comunicado.

“Estos criminales sufrirán una dura venganza (…) en el momento y lugar apropiados” aseguró el texto oficial.

El petróleo sube
° Los precios del petróleo se dispararon ayer tras la muerte de un general iraní en Irak por un ataque estadounidense, ante el temor a un conflicto en Oriente Medio.

El crudo aumentó 4% y luego cerró con expresivas alzas ante el temor de una escalada bélica en una zona neurálgica para el mercado petrolero mundial.

En Londres el barril de Brent en los contratos para marzo terminó con alza de 3,5% en 68,60 dólares, su precio más alto desde setiembre. En Nueva York, el barril de WTI para febrero subía 3,1% a 63,05.

“Temen que Irán tome represalias por el asesinato de Soleimani”, dijo a la AFP Thina Margrethe Saltvedt, una analista de Nordea Markets, y explicó que Teherán podría atacar “instalaciones petroleras o infraestructuras de transporte”.

Según Cailin Birch, una economista de The Economist Intelligence Unit, los mercados temen sobre todo “un conflicto más amplio”.

Comentarios