Home > Intercultural > Tradicional fanesca se vende con anticipación en mercado ambateño

Tradicional fanesca se vende con anticipación en mercado ambateño

María Baculima, de 78 años, y Julia Aguiar, de 83, están entre las mujeres con mayor experiencia que preparan alimentos en la planta alta del mercado Central, en Ambato.

Ellas ya elaboran la fanesca, plato tradicional de la Semana Santa que se prepara con una diversidad de granos.

Baculima dijo que son algunas de sus compañeras las que elaboran la fanesca después del Miércoles de Ceniza.

Ella lo hace para ofrecer a los clientes los miércoles y viernes, aunque en la Semana Santa la prepara todos dos días.

Comentó que desde que atiende en el mercado ningún año ha dejado de preparar el plato para brindar a su clientela. Y los secretos de su sazón los conocen sus descendientes, para que continúen con la tradición en el mercado Central.

Aguiar aseguró que en esta temporada elabora el plato los viernes. Y en Semana Santa, también miércoles y jueves.

Ella dijo que a su puesto desde hace muchos años llega incluso clientela de otras partes del país, porque saben que es tradicional en el mercado.

El plato en el mercado ambateño se vende a $3.

La fanesca se prepara con doce granos, entre los que están la arveja, fréjol, haba, mote, lenteja, chocho, zapallo y zambo, así como rodajas de huevo duro y queso. El ingrediente principal es el pescado seco. En ese mercado del centro ambateño se utiliza el mero.

La preparación de la fanesca se comienza desde muy temprano, para que esté lista a las 11:30. Desde esa hora se acercan los primeros clientes a degustar de este potaje, que algunos lo sirven como parte del almuerzo.

“Es una tradición de nuestro país que la queremos conservar y por eso invitamos a que vengan a saborear el plato típico de la temporada”, dijo Aguiar.

Marcelo Tubón, uno de los comensales que gusta de la fanesca, manifestó que en forma regular llega al mercado Central. Y antes de la Semana Santa suele ir con más frecuencia por la fanesca en la sección de comidas.

Él mantiene esa rutina debido a que antes iba junto con sus progenitores, quienes le enseñaron a apreciar este platillo de granos. (I)

fuente:https://www.eluniverso.com/

Comentarios