Home > Internacionales > Sube la tensión en fronteras por el éxodo de venezolanos

Sube la tensión en fronteras por el éxodo de venezolanos

Miles de venezolanos que intentan entrar a Colombia por el paso fronterizo de Cúcuta protagonizaron ayer momentos de tensión en el puente internacional Simón Bolívar donde donde ya rigen los nuevos controles de acceso anunciados por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

La multitud, que desde tempranas horas espera bajo un sol inclemente que las autoridades colombianas revisen sus documentos, intentó saltarse las vallas metálicas, lo que obligó a la intervención policial.

El viejo puente Simón Bolívar, que une San Antonio del Táchira con Cúcuta, está anegado de venezolanos que buscan salir de su país, algunos para comprar comida en Colombia y otros portan maletas de grandes dimensiones, síntoma de que se marchan definitivamente.

Total desorden
Entre las medidas que anunció Santos está la suspensión de emisiones de Tarjetas de Movilidad Fronteriza (TMF), usadas por los habitantes de regiones de frontera para cruzar los límites nacionales. Ahora solo se podrá ingresar a Colombia con pasaporte.

El desorden ayer era total en la frontera marcada con vallas en medio de un puente para vehículos que ningún automóvil puede cruzar desde hace dos años. Por eso, las autoridades colombianas han tenido que montar un segundo perímetro para poder descongestionar el viejo puente.

Xenofobia
Brasil también adoptó medidas para contener la ola migratoria desde Venezuela, al mismo tiempo que para facilitar la estadía de decenas de miles de venezolanos que huyen de la crisis en su país y para combatir situaciones de xenofobia.

“Hay una preocupación permanente por los refugiados venezolanos”, afirmó el presidente Michel Temer, que esta semana firmó un decreto que otorgará un documento de identidad provisorio a los venezolanos que estén tramitando una solicitud de refugio en Brasil. En 2017, casi 18.000 venezolanos pidieron refugio en Brasil, la mayoría de ellos en el estado fronterizo de Roraima. La alcaldía de Bella Vista, capital de Roraima, estima que unos 40.000 venezolanos se han instalado allí desde que comenzó la crisis en el país vecino, un número equivalente a más del 10% de la población de la ciudad.

TRAGEDIA. A su llegada a Bella Vista, en Brasil, los venezolanos pasan las horas sin saber qué hacer. (EFE)
Hay hechos graves
Acampados en las calles o en casas de refugios, los venezolanos son acogidos por el Gobierno local, pero este se ha visto desbordado por el gran flujo de personas. “El Ministerio Público ha recibido noticias de hechos graves […], casos de xenofobia, trabajo esclavo, tráfico de personas y de impedimento de acceso a los servicios públicos”, afirmó el lunes la fiscal general de Brasil, Raquel Dodge.

550 mil venezolanos han llegado este año a Colombia.Esta semana se reportaron al menos dos incendios con heridos en casas donde se alojan venezolanos en Boa Vista. La Policía investiga si fueron intencionales, tal como denuncian las familias y sugieren las cámaras de seguridad frente a una de las viviendas.

Todo un drama
Los ministros de Defensa y de Justicia y el jefe de Inteligencia se reunieron el jueves con la gobernadora de Roraima para discutir la situación. “Es un drama humanitario. Estas personas están siendo expulsadas de su casa, de su país, debido a la ausencia total de condiciones para permanecer allí”, afirmó el titular de Defensa, Raúl Jungmann.

37 mil cada día cruzan la frontera.El Gobierno pretende realizar un censo y empezar a trasladar a partir de marzo a una parte de los 40.000 venezolanos hacia otros estados. Por su lado, Estados Unidos aseguró ayer viernes que está dispuesto a proporcionar a Colombia y Brasil ayuda técnica y humanitaria para atender a los inmigrantes venezolanos.

fuente:www.lahora.com.ec

Comentarios