Home > Nacionales > Se revela operación Guayacán en el caso del secuestro de Balda

Se revela operación Guayacán en el caso del secuestro de Balda

 

Los documentos desclasificados de la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain), que ingresaron a la Fiscalía esta semana dentro de la investigación del secuestro del político Fernando Balda en Colombia, revelan nueva información de cómo se dieron las operaciones de seguimiento y plagio del exasambleísta de Sociedad Patriótica.

En alrededor de 500 fojas, que corresponden a una parte de la información desclasificada que recibieron los abogados, se da cuenta de la existencia de dos operaciones paralelas: Guayacán y Wilson, que estaban enfocadas en Balda.

El operativo Guayacán se inició en mayo de 2012 y consistió en recoger información sobre los movimientos de oposición de toda América Latina, que presuntamente intentaban desestabilizar al gobierno del expresidente Rafael Correa.

Una de ellas fue la reunión de políticos y activistas el 9 de mayo en Medellín, en el salón Guayacán del Hotel Las Lomas, a la que asistió el expresidente de Colombia Álvaro Uribe y Fernando Balda. Allí se infiltraron los exagentes de la Senain, Raúl Chicaiza y Diana Falcón, quienes tenían la orden de seguir a Fernando Balda.

Lo que esta semana se conoció es que además de la presencia de los dos agentes, también se desarrolló un operativo de contrainteligencia a Chicaiza, que se denominó Guayacán por el nombre del salón en el que desarrolló el evento. Esto no fue revelado en la declaración anticipada del exagente Chicaiza porque no tenía conocimiento de la operación.

“En la Senain nadie sabe las actividades del otro, entonces Chicaiza no sabía que sus propios compañeros le hacían contrainteligencia y estaban en esa reunión”, comentó Jairo Lalaleo, abogado de Balda, quien ya revisó una parte de los documentos desclasificados. Esta operación, además, habría sido igualmente financiada por la Senain y no por la Dirección Nacional de Inteligencia, explicó Patricio Abad, abogado del exagente de inteligencia Jorge Espinoza.

Segunda operación
De acuerdo con las declaraciones de Chicaiza, mientras ocurría el seguimiento a Balda, se dio una nueva disposición: “traerlo al país a cualquier precio”, dijo el abogado de Balda, Felipe Rodríguez, después de conocer la información. En ese momento inició el operativo Wilson, cuyo fin habría sido el secuestro del exasambleísta.

EL DATO
El próximo miércoles termina la instrucción fiscal, que ya no se puede extender más.Debido a las complicaciones durante ese operativo, ya que el secuestro fracasó por la alerta de un taxista, este se mantuvo abierto. “Como fracasó la misión, hubo rastros, huellas, una denuncia y un juicio con sentencia a los autores materiales (del secuestro)”, explicó Lalaleo.

Esto se desprende de que, en los documentos desclasificados, aparece una cotización del 17 de febrero de 2016 por servicios de asesoría y defensa jurídica para los exagentes Chicaiza y Falcón, por un monto de 200 mil dólares, que había sido solicitada por el secretario jurídico de la Senain, Xavier Redrován.

“Si analizamos el testimonio de Chicaiza, él decía que solicitaba ayuda para la defensa, pero no recibieron asesoría ni apoyo jurídico”, explicó su abogado, Diego Chimbo.

Los abogados de los involucrados todavía no reciben toda la información desclasificada. Está previsto que la Fiscalía les entregue más fojas la próxima semana, que podrían proporcionar más información de las dos operaciones. (AGO)

Gustavo Jalkh rinde su versión
° El exministro del Interior en el gobierno de Rafael Correa y también expresidente del Consejo de la Judicatura acudió ayer a la Fiscalía para rendir su versión a pedido de la defensa del exsecretario de inteligencia, Pablo Román. La Fiscalía le preguntó si conocía sobre la indagación del caso del secuestro de Fernando Balda, a lo que respondió que lo único que sabía era por las publicaciones de medios, y si conocía el contexto del nombramiento de Romero. A esto respondió que sabía que Raúl Patiño era el secretario de Inteligencia y que el segundo al mando era Romero, quien fue titularizado después.

fuente:Se revela operación Guayacán en el caso del secuestro de Balda
00:00
COMPARECENCIA. Gustavo Jalkh, expresidente de la Judicatura, acudió ayer a la Fiscalía para rendir su versión.
En nuevos documentos que ingresaron a la Fiscalía esta semana, se detallan dos operativos de la Senain.

Los documentos desclasificados de la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain), que ingresaron a la Fiscalía esta semana dentro de la investigación del secuestro del político Fernando Balda en Colombia, revelan nueva información de cómo se dieron las operaciones de seguimiento y plagio del exasambleísta de Sociedad Patriótica.

En alrededor de 500 fojas, que corresponden a una parte de la información desclasificada que recibieron los abogados, se da cuenta de la existencia de dos operaciones paralelas: Guayacán y Wilson, que estaban enfocadas en Balda.

El operativo Guayacán se inició en mayo de 2012 y consistió en recoger información sobre los movimientos de oposición de toda América Latina, que presuntamente intentaban desestabilizar al gobierno del expresidente Rafael Correa.

Una de ellas fue la reunión de políticos y activistas el 9 de mayo en Medellín, en el salón Guayacán del Hotel Las Lomas, a la que asistió el expresidente de Colombia Álvaro Uribe y Fernando Balda. Allí se infiltraron los exagentes de la Senain, Raúl Chicaiza y Diana Falcón, quienes tenían la orden de seguir a Fernando Balda.

Lo que esta semana se conoció es que además de la presencia de los dos agentes, también se desarrolló un operativo de contrainteligencia a Chicaiza, que se denominó Guayacán por el nombre del salón en el que desarrolló el evento. Esto no fue revelado en la declaración anticipada del exagente Chicaiza porque no tenía conocimiento de la operación.

“En la Senain nadie sabe las actividades del otro, entonces Chicaiza no sabía que sus propios compañeros le hacían contrainteligencia y estaban en esa reunión”, comentó Jairo Lalaleo, abogado de Balda, quien ya revisó una parte de los documentos desclasificados. Esta operación, además, habría sido igualmente financiada por la Senain y no por la Dirección Nacional de Inteligencia, explicó Patricio Abad, abogado del exagente de inteligencia Jorge Espinoza.

Segunda operación
De acuerdo con las declaraciones de Chicaiza, mientras ocurría el seguimiento a Balda, se dio una nueva disposición: “traerlo al país a cualquier precio”, dijo el abogado de Balda, Felipe Rodríguez, después de conocer la información. En ese momento inició el operativo Wilson, cuyo fin habría sido el secuestro del exasambleísta.

EL DATO
El próximo miércoles termina la instrucción fiscal, que ya no se puede extender más.Debido a las complicaciones durante ese operativo, ya que el secuestro fracasó por la alerta de un taxista, este se mantuvo abierto. “Como fracasó la misión, hubo rastros, huellas, una denuncia y un juicio con sentencia a los autores materiales (del secuestro)”, explicó Lalaleo.

Esto se desprende de que, en los documentos desclasificados, aparece una cotización del 17 de febrero de 2016 por servicios de asesoría y defensa jurídica para los exagentes Chicaiza y Falcón, por un monto de 200 mil dólares, que había sido solicitada por el secretario jurídico de la Senain, Xavier Redrován.

“Si analizamos el testimonio de Chicaiza, él decía que solicitaba ayuda para la defensa, pero no recibieron asesoría ni apoyo jurídico”, explicó su abogado, Diego Chimbo.

Los abogados de los involucrados todavía no reciben toda la información desclasificada. Está previsto que la Fiscalía les entregue más fojas la próxima semana, que podrían proporcionar más información de las dos operaciones. (AGO)

Gustavo Jalkh rinde su versión
° El exministro del Interior en el gobierno de Rafael Correa y también expresidente del Consejo de la Judicatura acudió ayer a la Fiscalía para rendir su versión a pedido de la defensa del exsecretario de inteligencia, Pablo Román. La Fiscalía le preguntó si conocía sobre la indagación del caso del secuestro de Fernando Balda, a lo que respondió que lo único que sabía era por las publicaciones de medios, y si conocía el contexto del nombramiento de Romero. A esto respondió que sabía que Raúl Patiño era el secretario de Inteligencia y que el segundo al mando era Romero, quien fue titularizado después.

Comentarios