Home > Intercultural > Se promueve la salud intercultural en Tungurahua

Se promueve la salud intercultural en Tungurahua

 

Las concepciones sobre la salud o el buen vivir del pensamiento ancestral andino, es decir el ‘sumak kawsay’, transmitido por los ‘amautas’ o sabios tiene una gran riqueza. El respeto por la Pachamama, por el pensamiento humano, el mantener una vida sana y en armonía entre las personas y la naturaleza constituyen un cúmulo de conocimientos, prácticas y tradiciones que son la expresión de una profunda cosmovisión indígena muy arraigada en Tungurahua.

Ideología

De acuerdo con el pensamiento de los ancestros, se cree que la salud es estar bien con el espíritu, el cuerpo, la mente y en especial con el entorno. Esto es lo esencial, según su cosmovisión, incluso es importante estar en armonía con sus ancestros, ya que dejan un legado de valores que les permiten ser hombres y mujeres de bien, indicó Marcia Masaquiza, especialista distrital de promoción de la salud.

Para las comunidades lo fundamental es estar bien con el cosmos y la Pachamama y -dicen- no solo los indígenas sino también los mestizos.

Aporte

Los yachaks o curanderos practican la atención individual para tratar enfermedades, es decir su medicina tradicional. Con esto han logrado integrarse en la sociedad en algunos hospitales de la provincia luego de una ardua lucha de los pueblos andinos.

Domingo Moposita, oriundo de Angaguana, comunidad ubicada al sur de Ambato, aprendió desde muy joven sobre medicina ancestral. Se especializó como médico andino y fue uno de los actores principales para formar el centro de salud en su comunidad, con el apoyo del Ministerio de Salud.

Este proyecto se desarrolló -indica Moposita- debido a los problemas que se suscitaban en el lugar, entre ellos: la desnutrición, la violencia, el alcoholismo y la discriminación. Luchó para priorizar la salud en su pueblo por medio de levantamientos indígenas y huelgas reclamando sus derechos.

Pueblo. Este médico ancestral brinda atención prioritaria a las personas de Angaguana. (Foto: Cortesía Distrito de Salud 18D01 de Tungurahua)
Sabiduría ancestral

Un taita yachak es un líder espiritual que requiere una larga preparación para poder transmitir sus conocimientos y saberes ancestrales con los demás. El camino del saber o el ‘qhapaq ñan’ es un proceso extenso que no tiene fin, pues ellos se mantienen en constante aprendizaje.

Al igual que en la medicina occidental, existen lugares de atención sagrados para poder curar patologías ancestrales a través de los yachaks, quienes desde muy niños se preparan y adquieren conocimientos de sus padres, abuelos o ‘padres del saber ‘. Además, es un don adquirido por la Pachamama, explicó Masaquiza.

Para Moposita las plantas son sagradas, por esto para las limpias se requiere de espacios abiertos. Dentro de la consulta atiende a pacientes con cualquier tipo de enfermedad y que requieren tratamiento con medicina natural.

“La salud está en el campo, cuidar la Madre Tierra que Dios nos ha dado, todo nuestro entorno sirve para el hombre”, expresó Moposita. (EO)

Unión

° El Ministerio de Salud Pública capacita a los curanderos, así como también ellos comparten sus conocimientos con la cartera de Gobierno con el objetivo de lograr un trabajo intercultural. Esto promueve la igualdad entre todos los seres humanos, indicó Oscar Pérez, responsable de Salud Mental del Distrito de Salud 18D01.

Dentro del modelo de atención integral en salud se contempla la parte familiar, comunitaria e intercultural, es ahí donde el Ministerio interviene con este último aspecto. Trabajan de manera mancomunada con los cabildos de las diferentes comunidades para entender las problemáticas propias de sus pueblos de acuerdo con su situación emocional, comportamental, desde el punto de vista ancestral, según Pérez.

“El camino está abierto para que todas las personas concienticemos de que todos somos seres humanos, todos somos agua, todos somos tierra, todos somos aire, todos somos fuego, a la hora de irnos a la otra dimensión todos somos iguales”, resaltó Masaquiza.

Legitimidad

° A partir de 2001 se realizó una identificación en Tungurahua de los médicos ancestrales; sin embargo, luego de asambleas comunitarias con el propio pueblo identificaron quiénes son los verdaderos yachaks. Según Marcia Masaquiza, especialista distrital de promoción de la salud, los verdaderos curanderos son personas humildes que no piden mucho y en los que predomina su deseo de sanar.

Antecedentes

° Por medio de una lucha de las comunidades, en 1999, se dio origen a la Dirección Nacional de Salud de los Pueblos Indígenas en el Ministerio de Salud. Posteriormente, en 2001 se crearon las coordinaciones provinciales, en 2004 se transformaron en salud intercultural, que de a poco fue convirtiendo el Ministerio e implementando programas interculturales que acarrearon a la creación de unidades distritales.

EL DATO

El Ministerio de Salud Pública con la Dirección Nacional de Salud Intercultural trabajan con las comunidades indígenas cuando festejan sus celebraciones ancestrales.

fuente:https://lahora.com.ec

Comentarios