Home > Intercultural > Saraguros se dan a conocer con el turismo comunitario

Saraguros se dan a conocer con el turismo comunitario

 

La comunidad de San Vicente de Caney, en Zamora Chinchipe, está dando sus primeros pasos para alcanzar un modelo económico, que le permita obtener ingresos mediante una producción turística, difundiendo la cultura, las tradiciones y la naturaleza de esta zona.

Este sitio se ubica en la parroquia Chicaña, habitada en su mayoría por el pueblo indígena Saraguro, asentados hace varios siglos por su tierra fértil y la abundante biodiversidad de fauna y flora que rodea a este sector.

Gracias a ese patrimonio natural y cultural, ahora la comunidad, integrada por 100 familias, se ha unido en una sola causa: atender al turista para que viva las experiencias de las costumbres y tradiciones.

Fomento
El inicio de esta actividad turística no sería una realidad sin las capacitaciones en temas gastronómicos, de emprendimiento y de impulso turístico, que ha promovido el Gobierno Provincial de Zamora Chinchipe. La entidad construyó un complejo denominado ‘Circuito de los Guayacanes’.

Se efectuó un concurso de balcones y jardines floridos, con el objetivo de embellecer el ornato de la comunidad.

Esta motivación ha sido importante para incursionar en la actividad de ‘excursión comunitaria’, que les permite a los habitantes convertirse en guías y prestar servicios a los visitantes que reciben.

ORGULLO. Los niños que son parte de la comunidad se sienten dichosos de sus raíces indígenas.
Visita
Gracias a ese esfuerzo entre pueblo e institución, hace más de dos semanas recibieron a los primeros 12 turistas provenientes de los Estados Unidos. Ellos pasaron 18 días conviviendo entre el verdor de las montañas, las manantiales aguas y la cultura ancestral que connota en este maravilloso lugar.

EL DATO
San Vicente de Caney es un barrio de la parroquia Chicaña en el cantón Yantzaza, a media hora de Zamora Chinchipe. Carlos Guamán es parte del pueblo Saraguro, radicado en San Vicente de Caney desde temprana edad. Manifiesta que “el campo ya no produce como antes, pero esto no ha sido excusa para echarnos para atrás. Por ello, hemos buscado otras fuentes de ingreso, como el turismo comunitario”.

En esta comunidad, perteneciente al cantón Yantzaza, han descifrado el concepto de turismo apoyado por el conjunto vecinal, de familias que encuentran una vía para el desarrollo de los pueblos indígenas y rurales. En algunos lugares de Zamora Chinchipe, cuando el campo no produce, se ven en la obligación de recurrir a las actividades extractivistas, como un mecanismo de dinero fácil, sin importar el cuidado de la naturaleza. Pero este pueblo ha visto en la naturaleza y en la cultura, una oportunidad de vida.

En los últimos años, el turismo comunitario ha crecido de forma acelerada en el país, pero en Zamora esta empieza a resurgir, gracias al apoyo de algunas comunidades del cantón Saraguro y la ayuda de entidades, concluye Guamán. (GAM)

fuente:https://lahora.com.ec

Comentarios