Home > Intercultural > Saberes ancestrales atraen a los jóvenes en Esmeraldas

Saberes ancestrales atraen a los jóvenes en Esmeraldas

La ‘Provincia verde’ tiene una variedad de leyendas y saberes ancestrales que son parte de su cultura y se niegan a desaparecer.

‘La Tunda’, por ejemplo, es un personaje de la mitología esmeraldeña, que se encuentra en decenas de libros y ahora los profesores quieren enseñar sobre esa mítica mujer fea.

“La idea no es asustarlos”, aclara la profesora Cristina Guanoluisa, de la escuela fiscomisional Madre del Salvador. Explica que esas creencias fueron utilizadas por los abuelos como una de las formas de inculcar valores y respeto al adulto; siempre se les decía: “Si te portas mal, ‘La Tunda’ con su pata de molinillo te va a llevar”.

Y no es lo único que estaba en la mente de las ancianos de los pueblos negros. También maceraban diferentes tipos de hojas de árboles y las guardaban en frascos de vidrio. Las mezclas, que incluían alcohol, las dejaban por varios días en lugares oscuros “para que no se escapara la energía”. Después, usaban el contenido para curaciones y hasta como perfumes.

Etnoeducación
En las 10 escuelas guardianas de los saberes ancestrales de Esmeraldas, donde se fomenta la etnoeducación, se habla mucho sobre cómo hacer de las hierbas un aliado estratégico para curar el mal de ojo, el espanto y el mal de aire, entre otros.

La unidad educativa Walter Quiñónez Sevilla forma parte de este grupo. Allí estudia Carlos Julio y Ámbar Andrade, quien dice que le llama la atención la forma en que sus ancestros utilizaban el calabazo (fruto de la planta de mate al que se le extrae la pulpa) para guardar las semillas y transportar agua desde el río.

Además, se maravilla al escuchar el sonido del bombo, la marimba cununo y el guasá.

“Naranja con canela para desestresar; vinagre, chillangua y albaca para aliñar el pescado, son algunos de los macerados caseros de nuestros abuelas”, detalla Carlos. La gente del campo no solo utilizaba esas hierbas y montes, sino que aprendió a darle valor agregado a los productos.

fuente:https://lahora.com.ec/

Comentarios