Home > Internacionales > Protestas tienen en jaque a gobierno de Emmanuel Macron

Protestas tienen en jaque a gobierno de Emmanuel Macron

Asediado por la crisis del movimiento de los “chalecos amarillos”, el Gobierno francés inició una ronda de consultas con partidos.

El Palacio de Matignon, residencia oficial del primer ministro, Édouard Philippe, fue escenario ayer de un trajín inusitado, que precede a un debate hoy en la Asamblea Nacional y mañana en el Senado.

El desencadenante es la protesta que en su origen motivó el alza de las tasas del carburante y que el pasado sábado, el tercero consecutivo, reunió a 136 mil personas en diferentes puntos de Francia.
Aunque no llegaron a las 166 mil del día 24 o a las 282 mil del 17, las escenas de guerrilla urbana registradas en París, donde la alcaldía evalúa las pérdidas en entre tres y cuatro millones de dólares, han llevado al Ejecutivo a acelerar sus iniciativas para dar un giro a la situación.
Gran parte de los responsables de la oposición pidió ayer como medida inmediata al jefe de Gobierno una moratoria en la subida del impuesto a los combustibles.
“Es la única manera de que esta discusión sea creíble”, indicó el primer secretario del Partido Socialista (PS), Olivier Faure, quien reclamó igualmente “un cambio de rumbo y de método” para que el debate anunciado pueda tener lugar “en buenas condiciones y permitir que se puedan encontrar lugares de mediación”.
Oposición. Para Laurent Wauquiez, líder del mayor partido de la oposición, el conservador Los Republicanos, el debate en sí ya no basta para calmar los ánimos y son necesarias medidas concretas.
“No tenemos la impresión de que (las autoridades) sean conscientes de la rabia” de la población, lamentó a la salida de su encuentro con Philippe.
La presidenta de la ultraderechista Agrupación Nacional, Marine Le Pen, exigió soluciones “importantes e inmediatas”, mientras que el dirigente de la centrista Unión de los Demócratas e Independientes (UDI), Jean-Christophe Lagarde, advirtió de que, si no hay gestos simbólicos, la situación “va a explotar”.
El sábado pasado, la manifestación se saldó con 682 detenciones en toda Francia (412 en París) y 263 heridos, entre ellos 5 graves y 81 miembros de las fuerzas del orden, además de decenas de carros incendiados y daños en el material urbano.
Medidas. Matignon anunció ayer que habrá nuevas medidas para minimizar la crisis, en la que se ha llegado a pedir la dimisión del presidente francés, Emmanuel Macron, o la disolución de la Asamblea Nacional.
Pero, de momento, los “chalecos amarillos” (transportistas), pese a la violencia registrada durante sus protestas, parecen haber ganado la batalla entre la opinión pública, pues el 72 % de los franceses les apoya, según un sondeo de Harris Interactive.
En las redes sociales se ha convocado ya una nueva jornada de protesta para el próximo sábado, aunque los disturbios registrados han comenzado a dividir a un movimiento de por sí heterogéneo y sin portavoces oficiales.
La actividad económica se está resintiendo en Francia como consecuencia de las protestas de los “chalecos amarillos” desde hace más de dos semanas, indicó el Gobierno.

fuente:http://www.eldiario.ec

Comentarios