Home > Nacionales > Otro capítulo de dolor, tras llegada de restos de Katty y Óscar

Otro capítulo de dolor, tras llegada de restos de Katty y Óscar

 

El avión 1032 de la Fuerza Aérea Ecuatoriana aterrizó a las 11:00 de ayer, con los cuerpos de Katty Velasco y Óscar Villacís, la pareja ecuatoriana secuestrada en abril por la banda narcoterrorista de alias ‘Guacho’. Los restos eran repatriados así desde Pasto, en Colombia.

En la pista del aeropuerto Mariscal Sucre le esperaban sus familiares y los del equipo periodístico de diario El Comercio, también secuestrado y asesinado por la misma banda y que hace una semana tuvieron que andar ese camino.

Ayer estuvieron presentes como un acto de solidaridad y de apoyo. Portaron una pancarta con un eslogan que se ha convertido en símbolo nacional frente a la violencia: “Nadie se cansa, por un país de paz”.

El avión cruzó el arco de agua, símbolo de homenaje póstumo a las víctimas de la escalada terrorista que a inicios de este año se vivió en la frontera. Los familiares de Óscar y de Katty que se habían trasladado a la ciudad colombiana para estar presentes en el reconocimiento, se bajaron del avión y, en medio de sollozos y gritos, se unieron al resto de parientes. “No nos vamos a cansar. ¡Justicia, justicia, justicia!”, se escuchó en la pista de aterrizaje.

Luego bajaron los féretros, que fueron cubiertos por la bandera nacional y llevados en hombros por los policías hacia las carrozas fúnebres. Una suave tonada, interpretada por los músicos de la Policía, acompañó el paso lento del cortejo fúnebre. “Por Paúl, por Efraín, por Javier, por Katty, por Óscar: nadie se cansa”, fue la proclama solidaria de los familiares de los periodistas de El Comercio.

Escoltados por motos policiales, las dos carrozas abandonaron la terminal aérea. En caravana lenta, tomaron la carretera. A la altura del inicio de la ruta VIVA, la caravana se dividió. La carroza con el féretro de Óscar se enrumbó directamente hacia Santo Domingo, mientras que la que transportaba el ataúd de Katty se dirigió a una funeraria, en el norte de la capital, donde se cumplió una misa de cuerpo presente. Luego, también fue trasladada a Santo Domingo, donde la pareja residía. Se tiene previsto que el entierro se cumpla mañana a las 12:00.

DECISIÓN. El cuerpo de Katty sí fue velado por algunas horas en una funeraria en el norte de Quito.
El dolor familiar
Ambas familias se confesaron frustradas e indignadas, no solo por el secuestro y las formas de los asesinatos, sino porque coinciden en que desde el plagio el Gobierno ecuatoriano no le prestó atención al caso. Sienten que les abandonaron.

24 años tenía Óscar Villacís.“Nunca esperamos esto. Siempre nos aferramos a la fe de que mi sobrina estaba viva. Nuestras esperanzas se cortaron cuando salió la noticia. (…) Siempre nos sentimos abandonados por parte del Gobierno, nos dejó solos”, asegura Norma Velasco, tía de Katty. Recuerda que, a pesar de las vigilias en la Plaza Grande no fueron recibidos en el Palacio de Gobierno y no pudieron hablar con el presidente, Lenín Moreno.

Pero también lamentaron la actitud de las autoridades colombianas. Fueron en busca de apoyo y respuesta; incluso fueron recibidos por el presidente, Juan Manuel Santos. Pero recibieron, dicen, solo falsas esperanzas. “Se habían comprometido a ayudar, habían dado esperanzas de vida. Les habían dicho que estuvieran tranquilos, aunque todo se estaba manejando bajo reserva”, dijo Norma Velasco.

20 años era la edad de Katty Velasco.“Las dos naciones no pudieron hacer nada. Él (Guacho) nos está venciendo. Pedía ni sé qué cosas que les devolvieran, pero el Gobierno dejó morir a cinco secuestrados. A los tres periodistas y a mi hijo y a mi nuera”, sentenció entre sollozos María Natalia Gómez, la madre de Óscar.

La posición del poder
La ministra de Justicia, Rosana Alvarado, sin embargo, no coincidió del todo con las críticas. “Personalmente, desde el Ministerio de Justicia, me he reunido, y no solamente en una ocasión”, respondió.

2 meses llevaba muerta la pareja según el examen forense.Luego les expresó la solidaridad del Gobierno, condenó el crimen y les garantizó que no quedará en la impunidad. La funcionaria tiene su propia explicación al origen de los reclamos familiares: “Creo que es imposible, en estos momentos, pedir racionalidad y evitar que las emociones sean más fuertes y que los sentimientos nos rebasen”.

Para los familiares, la recuperación de los cuerpos no cierra el caso y están dispuestos a luchar junto a las familias del equipo periodístico, de los únicos que recibieron apoyo total en todo momento, dicen, para que se esclarezca la verdad.

“La familia está indignada por la falta de apoyo, la atención ha sido, lamentablemente, irrisoria”, dijo Leonardo Tipán, abogado de la familia de Katty. Agregó que llegarán hasta las últimas consecuencias porque el secuestro y asesinato de la pareja no puede quedar en la impunidad. (HCR)
fuente:https://lahora.com.ec

Comentarios