Home > Cultural > Los tsáchilas aún recuerdan a los animales como el Pishi, que anunciaba cuando iban llegar visitas.

Los tsáchilas aún recuerdan a los animales como el Pishi, que anunciaba cuando iban llegar visitas.

Santiago Aguavil todavía recuerda cómo escuchaban a los pishis cantar y con eso sabían que alguien iba a llegar a visitarlos. Ahora él es un poné tsáchila y cuenta que estas especies han desaparecido.

Los pishis, conocidos también como diostedé, eran aves con picos gruesos y de colores.

En el pasado, estos animales abundaban en la naturaleza de la tierra tsáchila y eran parte del convivir de los nativos.

Santiago Aguavil muestra su vivienda (en la comuna El Poste), que aún conserva naturaleza, y mira hacia un árbol donde –dice- escuchaba a estas aves.

Explica que este “pajarito” era como un tucán y que anunciaba cuando recibirían visitas. Pero enfatiza que el anuncio era cuando se trataba de personas buenas.

Asimismo, tenían animales que les advertían que se aproximaba gente mala.

Muestra. En el centro cultural Mapia To hay el cuerpo de un pishi.
Santiago Aguavil fundó el centro cultural Mapia To, con el cual busca mostrar parte de cómo son las costumbres de los tsáchilas (la comida típica, la música, la vestimenta, los rituales tsáchilas), pero también la historia de los animales que han sido relevantes en su vida.

7 comunas tsáchilas hay en Santo Domingo.Son varias la chozas en Mapia To. En una de ellas se encuentra una serpiente hecha piedra y en otra un pishi.

Mientras lo sostiene explica que estas aves siempre andaban en manadas y que sus picos eran muy coloridos: “Daba gusto verlos y escucharlos”. Él tiene uno que era de su padre, también un poné tsáchila, Alejandro Aguavil Oranzona. Lo conserva igual que otras reliquias.

Además, tiene uno en su laboratorio, donde hace los rituales tsáchilas junto a otros elementos como el cráneo de animales o serpientes disecadas, piedras y montes.

Conozca. Cadáveres de animales son parte de los espacios donde se realizan los rituales tsáchilas.
Extinción

EL DATO
A la comuna tsáchila El Poste se ingresa por el km 4½ de la vía Santo Domingo-Quevedo. Además de la tala de árboles, que fue acabando con los bosques, Santiago comenta que había una creencia de que comer este u otros animales hacía vivir más años. Por eso la cacería se dio y estas aves desaparecieron. Este hombre se acuerda de eso en su niñez y ahora conserva algo que para él es parte de la historia de lo que fue la vida de los tsáchilas y su alrededor, donde los animales han formado parte fundamental del diario vivir e incluso de sus costumbres. (VG)

fuente_https://lahora.com.ec

You may also like
Arqueología: Vestigios hallados en Los Ríos recuerdan a las urnas funerarias
Salasaka: Medicina ancestral sana y purifica el cuerpo y el espíritu
La cultura ecuatoriana quedó en alto en Chile con Mirella Cesa
Naturaleza, aventura y cultura en las fiestas de Huamboya (VIDEO)

Comentarios