Home > Intercultural > Los taromenane, guerreros tan rápidos como el jaguar

Los taromenane, guerreros tan rápidos como el jaguar

El grupo indígena taromenane vive de acuerdo con las costumbres de su cultura en territorios cercanos a la frontera con erú, en zonas totalmente despobladas de la selva ecuatoriana.

En el texto ‘Cuadernos para la interculturalidad’, en su edición #5, se menciona que generalmente se conoce muy poco de su forma de vida, costumbres, creencias y hábitos. Solo se tiene certeza de ciertos aspectos gracias a la tradición oral que ha pasado de generación en generación con una serie de relatos antiguos provenientes de los waoranis, quienes los describen como guerreros tan rápidos como el jaguar y con unas armas precisas y muy grandes.

Estos grupos han sido víctimas de repetidas matanzas y en la actualidad las amenazas a su integridad física provienen de la intervención petrolera, el tráfico de madera y de animales y de las incursiones a sus territorios de militares, colonos, turistas, indígenas kichwas e incluso algunos waoranis enemistados con ellos.

ESPACIO. Los pocos registros que se conoce de sus viviendas se encuentran ubicadas en zonas profundas de la Amazonía ecuatoriana. (Foto: www.amazoniactual.com)
Dos grupos en aislamiento

“Por el territorio que ocupan, las casas observadas y los indicios de su presencia, según testimonios de los propios waoranis, se calcula que se constituyen en una población de entre 80 y 300 personas”, agrega el texto. Junto a los tagaeris conforman los dos últimos grupos indígenas ecuatorianos conocidos que viven en aislamiento voluntario.

Muchos de los waoranis describen a los taromenanes como criaturas casi mitológicas, gigantes, parecidas a ellos, pero con diferentes características tanto físicas como culturales.

El libro menciona además que tanto los tagaeris como los taromenanes tienen entre sus principales amenazas a la industria maderera, a otros pueblos indígenas de la zona como los waoranis o los kichwas amazónicos, a los visitantes indeseados que traen enfermedades y al apreciado petróleo que yace bajo sus territorios.

Apoyo constitucional

El Estado ecuatoriano ha garantizado los derechos de los pueblos indígenas, especialmente el de mantener, desarrollar y fortalecer su identidad y sus tradiciones, además de no ser desplazados de sus tierras, respetando sus conocimientos y prácticas de medicina tradicional.

Asimismo, colabora con la protección de los lugares donde se realizan rituales sagrados y ecosistemas de interés vital.

EL DATO
La práctica seminómada que mantienen estos pueblos demanda enormes extensiones territoriales.
La Constitución de Ecuador, en su artículo 57, menciona a los pueblos en aislamiento voluntario que habitan en el Yasuní: “Los territorios de los pueblos en aislamiento voluntario son de posesión ancestral irreductible e intangible y en ellos estará vedada todo tipo de actividad extractiva. El Estado adoptará medidas para garantizar sus vidas, hacer respetar su autodeterminación y voluntad de permanecer en aislamiento y precautelar la observancia de sus derechos. La violación de estos derechos constituirá delito de etnocidio, que será tipificado por la Ley”.

FUENTE:https://lahora.com.ec/

Comentarios