Home > Intercultural > Los priostes se resisten a dejar morir las fiestas

Los priostes se resisten a dejar morir las fiestas

 

Para realizar la fiesta al santo o a la Virgen se requiere que alguien desee hacerla con ‘todas las de ley’, que asuma responsabilidad espiritual, cultural y personal para mantener la tradición. Debe ser un mandato que se asume en el interior, desde la devoción y la fe, desde el deseo de ser guardián de la memoria.

Un ejemplo de este compromiso es Plutarco Chalá, de aproximadamente 50 años, prioste de la fiesta de la Virgen de las Nieves, que se lleva a cabo la segunda semana de agosto de cada año en El Chota (Imbabura), de donde es oriundo.

Su testimonio es recogido en el libro ‘El santoral católico afroecuatoriano’, escrito por John Antón Sánchez. En este manifiesta que la tarea no es fácil, sobre todo por el tema económico, pero que la responsabilidad la comparte con un grupo de priostes o fiesteros que solidaria y parentalmente se agrupan para la celebración.

Toda la familia
Chalá menciona que el mandato de la fiesta lo asumió en 1981, cuando aún era colegial y en el tiempo en que un grupo de jóvenes se interesaron por mantener este tipo de costumbres. Luego hubo desinterés y abandono por algunos años.

Las conmemoraciones han tenido épocas de decadencia, quizá por cuestiones económicas; sin embargo, la familia de don Plutarco se ha empeñado en hacer actividades para recaudar el presupuesto y financiar la celebración.

En 2010 retomó la tradición, pero esta vez como grupo familiar. “Cuando Plutarco habla del grupo familiar, introduce un aspecto importante en la festividad, pues es necesario que el tronco parental se constituya en la base fundamental para toda la fiesta”, escribe Antón Sánchez en su libro.

Son los Chalá Muñoz, Muñoz Lara, Muñoz Carcelén… “todo Muñoz mezclados con otras familias”, según don Plutarco, las que quieren mantener la tradición cultural de la celebración, por fe y el arraigamiento de la tradición.

DETALLES. Los priostes organizan la iglesia del Chota antes de la celebración religiosa. (Foto: libro El santoral católico afroecuatoriano)
Úrsula Pavón, la pionera
La fiesta a la virgen de las Nieves habría comenzado hace más de 100 años, por iniciativa de Úrsula Pavón, abuela de Zoila Espinoza Chalá, una de las priostes.

Según relata don Plutarco, la señora Úrsula había quedado prendada de la imagen de la virgen que llevaban unos viajeros, a quienes dio posada en su casa de El Chota.

EL DATO
En Esmeraldas se los conoce como ‘síndicos’, en el Chota son ‘priostes’ o ‘fiesteros’.Como no pudo comprar esa imagen, ‘limosneó’ (recogió dinero en el pueblo) y compró una igual en San Antonio de Ibarra y comenzó la tradición.

En la actualidad, la fiesta se lleva a cabo mediante autogestión de los priostes para reunir el presupuesto que es de varios miles de dólares. Organizan eventos de belleza, culturales y de diversión, como corridas de toros, en los que se cobra la entrada y también cada familia prioste aporta con los castillos. Además de juegos pirotécnicos, música o lo que esté a su alcance.

Entonces ya no acuden al apoyo de la comunidad, como hacían antes los priostes, que iban de casa en casa recolectando dinero para cubrir los gastos. (CM)

Tiempo y dinero
° Preparar la fiesta les lleva unos seis meses antes de la realización de la misma y, para que todo salga bien, los priostes se dividen en grupos.

Cada conjunto tiene una tarea específica para hacer el escenario donde se presentarán los músicos, vigilar la construcción de la plaza de toros, ocuparse de las instalaciones eléctricas, contratar los grupos musicales y la banda y el arreglo de la iglesia, coordinar la misa con el padre y organizar la procesión.

Alrededor de la conmemoración se mezcla un sentido de tradición y religión muy fuerte, también una cuestión cultural determinante, pues se convoca a la comunidad.

fuente:https://lahora.com.ec

Comentarios