Home > Intercultural > Leyenda: Un hombre sin cabeza y una paila de oro están en la cascada de Peguche

Leyenda: Un hombre sin cabeza y una paila de oro están en la cascada de Peguche

 

Otavalo, en Imbabura, alberga muchas de las raíces de la cultura nacional. Aproximadamente 65 mil indígenas kichwas habitan en este sector y se encuentran distribuidos en distintas comunidades, entre las cuales destacan: Agato, La Bolsa, Peguche, Quinchuquí, Cotama e Ilumán.

Aunque han pasado los años, los habitantes de este sitio han fortalecido y transmitido a las nuevas generaciones todos sus conocimientos, costumbres y tradiciones que han sido recibidas por sus ancestros. Entre ellas está la leyenda que envuelve a un lugar místico, característico y emblemático de esta ciudad: la Cascada de Peguche.

Mishelle Santillan, indígena del lugar y conocedora el tema, afirma que en torno a esta “mágica” cascada hay varias historias que han permanecido vivas a lo largo de los años dentro de su entorno “Los abuelos son prácticamente los encargados de difundir estos relatos para que se compartan entre nosotros”, agrega.

Tesoro vigilado
La leyenda principal que guarda la Cascada de Peguche es que en su interior existe una cueva donde está una paila llena de oro.

Se dice que la enorme cacerola es custodiada por dos grandes perros negros y a un costado de la misma está sentado el diablo con un plato de arena que es intercambiado por la paila de oro a manera de préstamo, para quienes desean hacer negocios con este personaje.

La condición es que a diario se vaya desechando un granito de arena y si el plazo se vence y el pago no se efectúa, cuando se termina hasta el último rezago de arena, el demonio se apodera del alma de quien realizó el trato.

HISTORIA. Los indígenas cuentan sus relatos a familiares y personas que les rodean. (Foto: Archivo de La Hora)
Ser misterioso
Cuenta la leyenda que una tarde, hace muchos años, el Jefe Político de Otavalo había viajado a Peguche por invitación de un indígena, en cuya casa había una fiesta y la bebida era abundante. El hombre tomó un trago y luego otro y otro, hasta perder la cuenta. Como ya se acercaba la media noche, pese a su estado, decidió retirarse para regresar a su hogar. Entonces se despidió de su anfitrión y los invitados, montó su caballo e inició el viaje de retorno.

A las 00:00 en punto pasó por la cascada de Peguche y de pronto el caballo se detuvo. Por más que el hombre intentaba hacerlo andar, el animal no se movía. Ante esto, el Jefe Político pensó que lo mejor sería bajarse de este para revisarlo, cuando lo hizo se dio cuenta que arrojaba espuma por su hocico.

EL DATO
Las leyendas son parte de la cultura de algunas comunidades indígenas.A pocos pasos vio algo que le llenó de terror, un ser que no tenía rostro ordenaba a varios indígenas que se formaran en fila. Cuando estuvieron listos, el misterioso personaje llamó al primero de la hilera y con una gran espada le cortó su cabeza, lo mismo hizo con los siguientes.

El hombre creyó que deliraba y se dirigió hacia la cascada para tomar un poco de agua y refrescarse, al acercarse a la chorrera de agua visualizó que en el centro de la corriente se encontraba un ser extraño y repugnante que tenía dos grandes cuernos y una cola espantosa. Era precisamente quien daba la orden al verdugo para que corte las cabezas de la gente que estaba en el lugar.

En ese mismo instante, el caballo salió despavorido y, para suerte del político, logró sostenerse de la cola del animal y huyó con este.

Al llegar al centro de Otavalo, el sujeto, muy asustado, se topó su cabeza para cerciorarse que se encuentre completo, sano y salvo, dándose cuenta que estaba libre de todo mal. El caballo, en cambio, no corrió con la misma suerte, pues cayó enfermo y al siguiente día, a las 00:00, murió. (DLH)

funte:https://lahora.com.ec

Comentarios