Home > Internacionales > Las llamas corrieron en Píllaro

Las llamas corrieron en Píllaro

 

Un estrecho camino de tierra, ubicado cerca del estadio municipal de Píllaro (Tungurahua), se transformó en un hipódromo improvisado que sirvió como escenario para la primera carrera de llamas y caballos realizada en el cantón por sus festividades.

Mientras la banda de pueblo tocaba, los dueños de las llamas vestían a los animales con sombreros, faldas, ponchos, gafas, collares, aretes y demás accesorios. Mientras tanto, los asistentes al evento aprovecharon la oportunidad para acariciar a estos ejemplares; sentir su pelaje y tomarse fotografías.

Previo a la carrera se eligió a la llama mejor vestida, motivo por el cual se llevó a cabo una pasarela para que el público pudiera admirar la creatividad de los participantes al disfrazar a sus animales.

El ganador, que fue elegido por los aplausos de los presentes, se llevó un celular como premio, mientras que los demás obtuvieron mochilas y otros artículos donados por las empresas privadas que apoyaron el evento.

Una vez que los organizadores dejaron a punto la calle por donde pasarían las llamas y retiraron a las personas que estaban demasiado cerca para evitar inconvenientes, los jinetes y sus llamas se acercaron a la línea de partida.

Competencia
A la cuenta de tres, las ‘peludas’ partieron a precipitada carrera. Detrás de ellas corrían también varios familiares de los jinetes, niños y adolescentes de diferentes comunidades de Píllaro. El recorrido fue de una distancia aproximada de 600 metros.

Uno de los competidores fue Sebastián Lara, de 16 años, quien llegó desde Cochaló con su ‘mimada’, ‘La Moya’. Comentó que le interesó participar en el evento porque es la primera vez que se realiza este tipo de competencias en Píllaro.

EL DATO
En el Parque Nacional Llanganates también se realiza una carrera de llamas. “Yo le crié a mi llama desde pequeña, ahora tiene tres años”, dijo Sebastián. Aseguró que son animales muy tranquilos y que se encariñan rápido con la gente. ‘La Moya’ lució trenzas, collares, anaco y aretes.

Sabina Romero es la propietaria de ‘Cantinflas’, llama macho que también corrió. La mujer decidió tener estos animales porque le ayudan con la carga de sus productos.

“Decidimos participar porque mi nieta es aficionada para la montada, me parece un evento muy bonito”, indicó Sabina, quien vistió a la llama con cintas amarillas, rojas y verdes como la bandera de Píllaro.

Comentarios