Home > Nacionales > La Plaza Grande se blinda ante una marcha universitaria

La Plaza Grande se blinda ante una marcha universitaria

 

Un par de turistas extranjeros y un funcionario público que caminaba apresurado eran las únicas personas en el interior de la Plaza Grande, en Quito, en pleno mediodía de ayer.

La inusual imagen tenía una causa: la Policía cercó una cuadra a la redonda el Palacio de Gobierno para evitar el acceso de las primeras marchas anunciadas contra los recortes a los presupuestos de áreas sociales.

A una cuadra de su objetivo, en la esquina de las calles Chile y Guayaquil, sin poder avanzar, dirigentes alzaban sus manos y pedían a los manifestantes que mantuvieran la protesta en paz: “Somos estudiantes, no delincuentes”, repetían.

Sin la posibilidad de que una comisión fuera recibida por el presidente, Lenín Moreno, que ayer tuvo agenda en Guayaquil, o con uno de sus asesores, los estudiantes optaron por gritar a coros sus reclamos.

“Si ya no hay los recursos suficientes para que la gente del pueblo acceda a la educación pública, ¿qué va a pasar cuando se haga efectivo el recorte presupuestario?”, sostuvo Francisco García, quien se presentó como “uno más de los muchos dirigentes universitarios”. A la cabeza de la marcha, García arengaba.

La protesta se realizó en pleno inicio de la segunda semana de análisis en la Asamblea de la pro forma para 2019.

En el documento, en manos de los integrantes de la Comisión de Desarrollo Económico, consta una reducción de 145 millones de dólares al monto para universidades. Pasa de 1.443 millones de dólares en 2018 a 1.297 en 2019.

El exdirector Nacional de Educación Teodoro Barros advirtió las consecuencias de una posible exclusión de la universidad para la próxima generación de bachilleres. “La Ley garantiza la gratuidad de la educación hasta el tercer nivel, lo cual se debe proteger con inversiones a pesar de las limitantes”.

Tras la marcha, la Asamblea del Sistema de Educación Superior, que agrupa a universidades públicas, convocó a un diálogo con el Ministro de Finanzas, Richard Martínez, y los secretarios de Gestión de la Política, Paúl Granda, y de Educación Superior, Adrián Bonilla. (JCER)

Otra protesta
° Ayer también marcharon desde el parque El Arbolito hasta cerca de la Plaza Grande al menos un centenar de enfermeros de hospitales públicos. Ellos tampoco fueron recibidos por representantes del Gobierno para presentarles directamente sus pedidos de que se respete sus horarios de trabajo.

El presidente de la Red Nacional de Enfermeros, David González, sostuvo que, además de la carga mensual de 160 horas de trabajo, se suman, ente otras, actividades como reuniones, entregas de turnos, capacitaciones en horarios extras o rotativos. A los enfermeros, esta sobrecarga les ocasiona riesgos en su salud y no se les reconoce en sus remuneraciones, agregó el dirigente.

fuente:https://lahora.com.e

Comentarios