Home > Nacionales > La frontera norte no solo es Esmeraldas, es un tema de seguridad nacional

La frontera norte no solo es Esmeraldas, es un tema de seguridad nacional

 

La explosión de una bomba artesanal en el puente de Viche, en Esmeraldas, se dio cerca de una torre de electricidad que alimenta de energía a toda la zona. Viche, pertenece a Quinindé, que en un viaje en auto está a alrededor de tres horas de Quito. Desde el primer atentado terrorista en Esmeraldas, el pasado 27 de enero, también se realizaron operativos antinarcóticos en Guayaquil, el puerto principal. ¿El problema de la frontera, se ha convertido en un tema de seguridad nacional y no uno específico sobre Esmeraldas?

El general (r) Oswaldo Jarrín cree en la necesidad, no solo de un plan de seguridad en la frontera norte, específicamente, sino de un “plan contra terrorista que debe ser la prioridad en el país”. De algún modo, el secuestro de tres miembros del equipo periodístico de diario El Comercio, ha dado a la ciudadanía la dimensión del problema, que requiere un combate al narcoterrorismo no solo en Esmeraldas, sino en toda la frontera, con resonancias a otras zonas del país.

El cineasta Santiago Carcelén, que en 2016 realizó un documental en Puerto El Carmen, Sucumbíos, percibió en ese entonces la presencia del terrorismo en la frontera. Ve la posibilidad de que esas bandas criminales que ya operaban en el borde con el departamento colombiano de Putumayo, que ya cobraban ‘vacunas’ a campesinos ecuatorianos y explotaban bombas, hayan establecido bases en Esmeraldas.

4
muertos han dejando los ataques en la zona de Esmeraldas.“Si bien es cierto que están por la zona de Mataje, las posibilidades de desplazamiento hacia y desde Sucumbíos son enormes. Las rutas que ellos usan son múltiples para el traslado de las drogas y los químicos para los procesos”, dice. Recuerda que en Sucumbíos disidentes del Frente 48 de las FARC armaron unas Fuerzas Armadas Revolucionarias Alfaristas enmarcadas en el negocio de la droga.

A profundidad
El coronel (r) Alberto Molina opina que el tema “siempre debió considerarse un asunto nacional y de Estado”. Cita una frase del periodista Dimitri Barreto en el sentido de que esta crisis demuestra que “Mataje está en Ecuador pero Ecuador no está en Mataje”. Para él, “uno de los problemas más graves de las provincias fronterizas ha sido el abandono de Dios y del Diablo”, es decir, “el Estado debe hacer presencia plena” en la zona de frontera norte, que incluye a Esmeraldas, Carchi y Sucbumbíos, como se contemplaba en el viejo ‘Plan Ecuador’.

9
detenidos de este grupo irregular existen, según la versión de las autoridades. “Si el Estado llega con medicina, hospitales, escuelas, carreteras, créditos, servicios básicos, su presencia no estaría en disputa con criminales”, dice, y cree que cuando está abandonada una frontera, en este caso con Nariño y Putumayo, donde estaban las mayores plantaciones de hoja de coca y amapola, se deja esa zona a merced de las bandas criminales que se dedican al negocio de las drogas. (DLH)

‘Guacho’ ofreció dinero para asesinato
° Alias ‘Guacho’, el líder de la narcodisidencia de las FARC y presunto responsable por los atentados terroristas en San Lorenzo, habría ofrecido 4.000 dólares a un sicario, denominado ‘Guadaña’, para asesinar a una persona en ese cantón esmeraldeño, que describía como “el colorado patilludo” en una conversación interceptada por los equipos de Inteligencia en diciembre de 2017.

Según diario El Telégrafo, el sicario se habría quejado del precio porque en otra ocasión recibió más dinero. La Policía Nacional habría evitado el crimen que iba a ser cometido durante el sepelio de un cuñado de la víctima. En esa ocasión se siguió los rastros de ‘Guacho’ hasta Pichincha e Imbabura, además de Esmeraldas.

fuente:https://lahora.com.ec/

Comentarios