Home > Intercultural > La cosmovisión andina plasmada en fotografías de Chambi

La cosmovisión andina plasmada en fotografías de Chambi

 

Aproximadamente 80 fotografías de Martín Chambi, fotógrafo peruano mestizo, descendiente de indígenas, se expondrá hasta el 13 de enero de 2019 en la Casa del Alabado, edificación colonial del siglo XVII. Está ubicada en el centro de Quito y se destaca por la exhibición de más de 600 piezas de arte precolombino.

‘Cosmovisión andina en las fotografías de Martín Chambi’ es el título bajo el cual se convoca a apreciar el trabajo que este hombre realizó hasta 1973, año de su muerte, y que se expone en tres salas del museo, bajo tres ejes temáticos.

El primero presenta finas tarjetas postales del Cusco y pone luz sobre la convivencia de estilos arquitectónicos incas y coloniales. El segundo exhibe sus emblemáticos retratos, tomas realizadas en estudio y en exteriores que enaltecen a la persona independientemente de su condición social. El tercero hace ver una amalgama de paisajes y rincones, como las ruinas arqueológicas de Machu Picchu, templo sagrado de los incas, captadas entre 1924 y 1940, en las que resalta la convivencia entre la montaña y la piedra.

Chambi tuvo como ideal profesional dar a conocer al mundo las riquezas naturales y culturales de su patria y la inquietante cosmovisión andina, escribe Andrés Garay Albújar, curador de la muestra y uno de los grandes especialistas de Chambi.

Lo que el experto quería mostrar
Las fotos, unas pocas originales y el resto reproducidas usando las placas que trabajó el mismo Chambi y que conservaron sus hijos, hacen ver lo que el fotógrafo quiso mostrar. Están las tensiones culturales, históricas y raciales del mestizaje en el sur andino peruano, la admirable obra arqueológica y la belleza de la naturaleza, especialmente del Cusco, antigua capital del imperio de los incas, refiere Garay.

Desde una mirada poética supo retratar el Cusco, captar vistas panorámicas únicas para la época, plasmar retratos de la clase burguesa y de indígenas en sus tareas diarias, duras y sacrificadas, tratando siempre de destacar la fortaleza y la valentía de esas personas.

El trabajo de este mestizo que nació en el seno de una familia quechua, en Puno, al sur del Perú, transportan al observador hacia imaginarios compartidos entre Ecuador y Perú, más allá de los límites geográficos. Muchas de esas imágenes afloran similitudes con la arquitectura quiteña, que lleva a reflexionar al visitante sobre la cercanía y la hermandad de dos pueblos. (CM)

fuente:https://lahora.com.ec

Comentarios