UN FENÓMENO SOCIAL PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Domingo, 04 de Julio de 2010 07:21

Está por terminar la Copa del Mundo, los dos candidatos sudamericanos se quedaron: Brasil y Argentina. Sólo Uruguay en la pelea final, frente a grandes del mundo como Alemania, España y Holanda. El mundo entero se dio un descanso de sus actividades para vibrar con el evento más importante que se realiza cada cuatro años. Está demostrado que el mundial determina una baja en la productividad de los países, pero nadie quiere perderse los partidos y menos los que se juegan desde octavos de final.

Está por culminar la obra de infraestructura más importante de nuestra zona y me atrevería a decir de la provincia, el puente Bahía-San Vicente, testigo fiel del cambio que pretender realizar el gobierno de la Revolución Ciudadana, obra emblemática de la gestión del presidente Rafael Correa Delgado. Lástima que con la inauguración no estén listas obras complementarias para aprovechar aún más los beneficios y el cambio que vamos a vivir.

Culminó la primer etapa del torneo ecuatoriano de fútbol, Emelec logró el primer lugar, después de un inicio con dudas remató en forma espectacular ganando todos los partidos y consiguiendo los puntos necesarios para clasificarse a la final del torneo nacional, a la segunda fase de la Copa Sudamericana que se jugará en este segundo semestre y a la próxima edición de la Copa Libertadores de América del 2011. Totalmente merecido, fue de menos a más, teniendo como principal dirigente de la comisión de fútbol a Nassib Nehme, una persona identificada con el cuadro eléctrico, un ganador.

Pero la otra cara de la medalla es el resultado conseguido en esta primera etapa por el Barcelona Sporting Club. Todos los hinchas se ilusionaron con la campaña que estaban realizando, todos apostaban a conseguir el primer lugar. Sus dirigentes y cuerpo técnico trazaron una hoja de ruta para lograr ese objetivo. Los resultados comenzaron a darles la razón, por ejemplo el entrenarse y vivir en Quito para lograr una buena adaptación y ganar puntos en la altura. Alejarse del mundo de la farándula que tanto daño le ha hecho al Barcelona en general y en particular a varios de sus integrantes en los últimos años.

Sin embargo, en la parte final se quedaron, perdieron los clásicos y un partido imposible en casa con el Independiente. La clasificación a la primera fase de la Copa Sudamericana sabe a poco, no haber perdido un solo partido en la altura no es consuelo. Finalmente otra vez no se logró el gran objetivo: Ganar la etapa. Pero lo más grave no sería aquello si el resultado no le hubiese favorecido a su eterno rival, el Emelec.

La última encuesta determina que Barcelona sigue siendo el equipo más popular y querido del Ecuador, a pesar de las victorias de Liga a nivel internacional y de las leyendas urbanas de los hinchas azules que la diferencia no es mucha, el ídolo es Barcelona y a cualquiera que quieran poner en el segundo lugar en convocatoria les da por lo menos 2 a 1.

En los últimos días los barceloneses han tenido que soportar una vez más las bromas de sus antagonistas, ocurridas muchas otras en cambio crueles. Eso no importaría mucho en este país, si no fuera por el fenómeno social que es Barcelona.

Si mis queridos lectores, en el Ecuador de costumbres, creencias y actitudes que no nos han permitido salir del subdesarrollo a pesar de contar con tantos recursos, el fracaso de Barcelona es un verdadero drama social. Ni el mundial, ni el puente, ni ningún anuncio gubernamental o privado que aparentemente nos de tranquilidad en esta profunda crisis, va a poder mitigar el dolor de los sufridos hinchas amarillos, nada absolutamente nada. Barcelona es  la mayoría en este país y la mayoría está triste, entonces saquemos conclusiones del estado de ánimo de los ecuatorianos, porque Barcelona es un fenómeno social, guste o no. Por suerte el fútbol se cura con fútbol.