¡DIFICIL 2015¡ PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Lunes, 05 de Enero de 2015 06:40

Ha terminado el 2014, deja muchos resultados y hace pronosticar un difícil 2015. En el fútbol el Emelec se coronó campeón con todos los méritos, fue indiscutiblemente el mejor. La selección nacional jugó su tercer mundial sin superar la fase de grupos, lo que significó pugnas y la salida de Reinaldo Rueda de la dirección técnica, desde nuestro punto de vista se creó una falsa expectativa, nos sentíamos superiores a nuestros rivales y a la hora de la verdad sucedió lo lógico sólo le ganamos a Honduras.

En lo político elegimos a nuestros alcaldes y prefectos, con los resultados conocidos, donde se demostró que la figura presidencial ayuda, pero no es todo en una campaña. Para comenzar a evaluar tendremos que esperar que se cumpla por lo menos un año, aunque ya vemos con pena la falta de capacidad y liderazgo de algunos ganadores que hoy en el poder seccional no saben qué hacer. La popularidad y apoyo a la gestión presidencial de Rafael Correa ha fluctuado entre el 70% al 80%, según las encuestas del año. La oposición sigue haciendo mal las cosas, confundidos o confundiendo a la ciudadanía, sin recorrer los caminos correctos para vencer el proyecto de revolución ciudadana planteado por Correa y su gente. El camino a la reelección está allanado y aparentemente no hay un rival de peso para enfrentar al líder de Alianza País.

En lo económico termina con mucha incertidumbre, la baja del precio del petróleo nos deja con una alerta encendida, la revalorización del dólar frente a monedas que han sido más fuertes, además el pago de las inversiones hidroeléctricas en el país hacen prever un panorama difícil. Es indiscutible que el bajo precio del barril de petróleo hará bajar la inversión pública, lo cual podría afectar el crecimiento proyectado del 4% en el 2015, que a propósito está muy por encima del crecimiento esperado en la región que apenas llegaría al 1,4%. Para el sector empresarial el escenario es complicado, la falta de seguridad jurídica, las reformas tributarias, el permanente cambio de reglas del juego y las reformas laborales, hacen proyectar un año 2015 duro para todos en la parte económica. Este análisis podría cambiar si la inversión privada aumenta, así equilibraría la baja de la inversión pública y el crecimiento no se vería afectado, consiguiendo mantener o subir la oferta de puestos de trabajo, además de incrementar la productividad.

El sector social desde que está Rafael Correa en el poder ha sido atendido en forma prioritaria. La salud, educación, vivienda, alimentación, han tenido proyectos y presupuestos para poder atender y mejorar. Ni los más acérrimos contradictores del presidente y la revolución ciudadana dudan en reconocer la gran obra social en 8 años de gobierno. Sin embargo, como dice el propio mandatario algo se ha hecho pero falta mucho para reivindicar a los más necesitados, bajando los niveles de pobreza y miseria que todavía existen en el Ecuador.

Para finalizar, el análisis provincial y local no lo podemos obviar. Manabí es una provincia rica, con líderes que lamentablemente sólo velan por sus intereses, que no ven el bosque porque sólo ven el árbol. Los grandes proyectos de la revolución ciudadana cuando empezó el gobierno no se han cristalizado: Ruta Manta-Manaos, Aeropuerto internacional de Manta, Puerto de Transferencia de Manta, Refinería del Pacífico en Manta. Tal vez porque todo está en Manta, el egoísmo y la envidia pueden ser los factores determinantes, pero es el lugar estratégico, todo Manabí y todo el país nos vamos a beneficiar. Ojalá sea este 2015 el inicio de la plena vigencia de la provincia del milenio.

La parte más triste es analizar nuestra realidad interna, pequeña, de ciudad y cantón. Volvemos a un lugar común, el de siempre, sin servicios básicos es imposible desarrollarse. La industria del turismo sigue incipiente. El sector camaronero creció por lo tanto algo ayudó. El desempleo y subempleo tiene índices altos, tal vez los más altos del país. Se ha perdido la fe y la esperanza, en las últimas elecciones no se escogió a los mejores líderes para participar en las elecciones, los partidos y movimientos políticos volvieron a priorizar la lealtad a la calidad, se escogió de lo que había, que era poco, los resultados seguramente estarán pronto a la vista, esperamos equivocarnos. La miopía no solo es de los que deciden, sino de todos. A veces pienso que no hay nada qué hacer, que todo lo merecemos. Sin embargo, nos revelamos ante la circunstancia y lo volvemos a intentar, algún día nos saldrá bien. Y a pesar de todo, les deseamos que sus sueños, objetivos y propósitos se cumplan, no se olviden con decisión, perseverancia, paciencia, inteligencia, sin desmayar, sin pisar gente y menos cadáveres, sin entretenerse en lanzar piedras a los perros que ladran, sin considerar la opinión de los borregos ante la fortaleza del león y sobretodo con Dios.

Estamos convencidos que lo lograremos. ¡Feliz Año 2015!