BRASIL 2014 PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Domingo, 01 de Junio de 2014 11:58

Ha pasado mucho tiempo desde que escribí mi última opinión en este espacio. Ustedes seguramente se preguntará el por qué, varias razones, entre las más importantes el tiempo, me he dedicado por entero a mis actividades de periodista deportivo, me había trazado un camino, que hoy precisamente lo veo cristalizarse. Además, otras circunstancias que no me han permitido sentarme frente al computador y escribir, debo reconocer que es una actividad hermosa, pero difícil, más aún cuando hay que tocar temas candentes o de interés colectivo.

Es notorio que a pesar del tiempo no han mejorado las cosas, los mismos problemas y tal vez agudizados, hemos concluido que la falta de líderes comprometidos con las necesidades ajenas es el mayor problema. En fin, el presente es malo y el futuro poco alentador, el propio presidente en la sabatina del 31 de mayo, expresó que el gobierno no puede seguir subsidiando las obras básicas de los municipios, que esos recursos serán invertidos en salud, educación, vivienda, vías, etc., que son las responsabilidades del gobierno central. Terrible por el modelo de gestión actual, que tácitamente establece que es el “papá gobierno” quién tiene que solucionarle a los municipios la obra básica, a pesar que no es su competencia.

Me preocupa además, que el “mega-niño”, según los expertos está a la vuelta de la esquina. Recordamos los devastadores fenómenos de 1982 y 1997, las tristes secuelas e impacto en nuestra zona. El último reporte de los técnicos y autoridades hablan de un 80% de probabilidades. En la olla mis queridos amigos, ojalá las obras para remediar los daños del último Niño puedan soportar la embestida, que los COE locales y provincial organicen a la gente para que estén preparados sobre todo para la evacuación si es necesario y evitar así pérdidas humanas.   

Pero en esta oportunidad realmente me senté para escribir del mundial, Ecuador en su tercer mundial, ¡increíble!, después del descalabro económico y financiero del 2000, pocos pensaban que el éxito deportivo llegaría. Corea-Japón 2002, Alemania 2006, estuvimos cerquita para ir a Sudáfrica 2010 y hoy retornamos a Brasil 2014. Algunos factores han incidido: El biotipo de los jugadores afroecuatorianos, la dolarización y la altura, entre otros factores seguramente.

Brasil 2014 tiene otro sabor, vamos al país del fútbol. La primera imagen de fútbol que recuerdo es la del rey Pelé, celebrando un gol del mundial México ´70. Los expertos algún día determinaron que el fútbol fue inventado por los ingleses, que lo juegan bien los brasileños y lo gana los alemanes, algo de razón tenían. Los brasileños llevan el fútbol en la sangre. A pesar de eso antes del mundial hay varias protestas, consideran quienes salen a las calles que se ha gastado mucho en la infraestructura, 3600 millones de dólares y que la corrupción ha sido el denominador común.

Sin embargo, será otra vez en Brasil, ya ocurrió en 1950, con una historia triste para los anfitriones que vieron caer a su selección frente a Uruguay en el mítico Maracaná, donde a propósito se volverá a jugar la final. Será en un país que respira fútbol puro, varias veces hemos estado transmitiendo en ese país y el fútbol es parte de sus vidas.

Nuestra selección tiene plantel para hacer una buen mundial, tal vez nos preocupa los momentos de algunos jugadores que no están con buen ritmo de competencia, en la defensa tenemos dudas de lo que puedan aportar Erazo, Guagua y Achillier, son los mejores en sus puestos, pero no atraviesan su esplendor  futbolístico. Nos preocupa la lesión de Castillo, parte del bloque defensivo, ojalá no sea tan grave y que pueda estar en el debut frente a Suiza. Después tenemos unos aviones de media cancha hacia adelante: Montero, Antonio y Enner Valencia, Rojas, Martínez, por los costados Paredes y Ayoví. La velocidad y precisión es fundamental en la alta competencia, aunque el solo hecho de estar en el mundial ya es compartir con la élite.