Selección de Ecuador: PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Domingo, 13 de Noviembre de 2011 21:08

UN EQUIPO QUE JUEGA BIEN AL FÚTBOL.

Tenemos que darle vuelta a la página, en forma rápida e inmediata, no hay tiempo para reproches ni evaluaciones que nos lleven al cuadro de siempre de decepción y frustración. Hoy jugamos contra Perú y listo, sin dramas a enfrentar el siguiente reto eliminatorio.

El tiempo en el fútbol nos ha hecho reflexivos y fríos en los momentos difíciles, este no lo es, simplemente perdimos un partido que no estaba en nuestro presupuesto sumar, por historia y estadística pura nunca hemos podido sacarle un punto a los paraguayos en su cancha, ahora no fue la excepción. Claro que nos da bronca porque no jugamos mal, todo lo contrario jugamos mejor que nuestro rival en varios pasajes del encuentro, sin embargo perdimos con la fórmula de siempre, a la paraguaya, pelotas quietas (táctica fija), bombazos bien ejecutados por Víctor Ayala, equivocaciones de nuestra defensa y arquero, algún guaraní presente (Benítez y Verón) y a llorar nuestra desgracia.

Logramos el gol del descuento sobre el final (Rojas), merecíamos más, sí, porque jugamos bien el primer tiempo y gran parte del segundo tiempo, nos falto mayor concentración en esos tiros de Ayala que fueron capitalizados por sus compañeros y nos faltó definición, tuvimos por lo menos tres claras oportunidades, además del gol que logramos sobre el final. En la elaboración del juego Ecuador supero a su rival, igual sucedió frente a los venezolanos en el primer partido.

Conclusión: Estamos jugando bien, como en los últimos años jugando en zona. Lo vamos a decir de otra manera, un equipo que juega en zona juega bien. Es nuestro caso, el 1-4-4-2, se nos ve perfecto, hecho a la medida de nuestro balompié, de nuestros jugadores, de nuestra idiosincrasia. Repartir la cancha y los esfuerzos en forma equitativa, eso es la zona, en su más pura expresión.

Hoy nos enfrentamos a una selección que intenta lo mismo, que ha recuperado con Sergio Markarián algo que se le había extraviado, la disciplina táctica, la disciplina en la concentración, la disciplina de comportamiento. Los peruanos no se habían olvidado de jugar buen fútbol, no evolucionaron con las nuevas exigencias de la alta competencia, cosa contraria a lo nuestro que hace mucho rato no se escucha ningún escándalo, ni en concentraciones y menos en los camerinos.

Entonces, qué podemos esperar de este partido que en el marco de las eliminatorias se juega desde 1977 (Quito, Ecuador 1- Perú 1), la verdad, mucho. La “tricolor” juega con prolijidad, salida limpia por los costados con dos laterales de recorrido total, administración permanente en el pasillo central por parte de los volantes organizadores, oferta vertical de pases para que cambien la velocidad los centrocampistas por derecha e izquierda, dos delanteros con buen pie, rápidos mental y físicamente.

Un valor agregado de esta selección de Rueda, es el compromiso. Intangible, sin poderlo cuantificar pero presente en este proceso desde su inicio frente a los “llaneros”. Los doctores del fútbol dicen que a un equipo de amigos es difícil ganarles, no creo que sean tan amigos, pero lo que si estoy de acuerdo es que a una selección de buenos compañeros es muy complicado sacarle el resultado (preguntarles a los venezolanos y paraguayos). Hay armonía, lo pudimos palpar en Luque lugar de concentración en Paraguay.

Pero lo más importante en el fútbol y en la vida, el éxito es alcanzado por el talento humano, esta generación de jugadores es extraordinaria, superior técnicamente a las que consiguieron las clasificaciones a los mundiales del 2002 y 2006. Le falta conseguir un logro con la selección, lo están trabajando, ellos saben que por más brillantes carreras en el extranjero, sino logran con esta selección la clasificación pasarán a ocupar las páginas de la “generación perdida”.

Recuperar rápido la pelota, con achique hacia adelante, induciendo a los peruanos a equivocarse en la habilitación. Transición inmediata de posición defensiva a posición de ataque, abrir la cancha permanentemente, construir el juego por el pasillo central, profundizar  en los 15 metros finales del campo, ingresar a la zona de riesgo. Tener eficiencia en la utilización de todos los recursos técnicos, físicos, tácticos y motivacionales. Además de efectividad, terminar bien las jugadas, precisión y velocidad, que den como consecuencia el gol, máxima expresión de este deporte para ganar los partidos.

Ecuador hoy es favorito, no porque juega de local y en la altura, simplemente porque juega bien al fútbol y un equipo que juega bien normalmente gana. ¡Qué así sea!