Home > Internacionales > Hartazgo mexicano de la violencia y corrupción lleva al poder a AMLO

Hartazgo mexicano de la violencia y corrupción lleva al poder a AMLO

 

Los resultados hablan de la aplastante victoria de Andrés Manuel López Obrador, conocido por el acrónimo AMLO, y su partido Morena en México. El político de 64 años logró la presidencia con alrededor del 53 % de los votos, casi 30 puntos más sobre su escolta más cercano.

AMLO logrará mayoría en la Cámara de Diputados. Según la consultora Mitofsky, Morena y sus aliados, el Partido del Trabajo y el conservador Encuentro Social, conseguirían juntos poco más de 250 de los 500 escaños. También se espera un triunfo en el Senado.

Los candidatos de Morena, que no gobierna ningún estado, se lleva además el triunfo en seis de las nueve gobernaciones, entre ellas Ciudad de México, según encuestas a boca de urna. Este triunfo modifica definitivamente el mapa político en los 32 estados que conforman México y que hasta ahora eran gobernados mayoritariamente por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el conservador PAN.

AMLO hizo historia en México al acabar con la hegemonía de dos partidos que han gobernado el país: el oficialista PRI y el conservador PAN, y convertirse en el primer presidente de izquierda que promete un giro radical, a la altura de la independencia o de la revolución.

López Obrador supo capitalizar el hartazgo y el ansia de cambio en México ante una violencia y corrupción disparadas durante el sexenio de gobierno de Enrique Peña Nieto.

A sus 66 años, Diamil Vera dice que no esperaba ver algo así. Sonreía hasta con los ojos, en medio del festejo por la victoria de AMLO la noche del domingo. Cuenta que votó en 2006 por Peña Nieto y que seis años después se sintió traicionado por los malos resultados en seguridad, corrupción y gobernabilidad.

No solo festejaron seguidores de Morena, sino también una amalgama de personajes de distintas ideologías: desde expresidentes del PAN hasta miembros del PRI. Muchos apenas podían contener la emoción al ver culminar doce años de esperanzas truncadas.

Después de conocer la victoria y mientras esperaban el primer discurso de AMLO, comenzó un recuento del 1 al 43 –por los 43 estudiantes desaparecidos en 2014– cerrado con el grito de “Justicia”, todo un mensaje de que la impunidad no será aceptada.

“No les fallaré”, reiteró el presidente electo, que llamó a la reconciliación.

La violencia ligada el narcotráfico, que cerró el 2017 como el año más violento con más de 25.000 muertos; la corrupción, la migración y las relaciones con EE.UU. son los temas más apremiantes que los electores exigen respuesta urgente.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ya habló con López Obrador, con quien anticipó “una muy buena relación”. AMLO dijo que propuso un acuerdo de proyectos de desarrollo que generen empleos en México y bajen la migración.

El tema que más rabia y hartazgo genera entre los mexicanos es la corrupción y fue una parte vital de las campañas de AMLO. El gobierno saliente se vio manchado por escándalos que incluso salpicaron al propio presidente, su esposa y secretarios de Estado.

El problema es que muchos mexicanos y analistas le critican una falta de propuestas concretas, bajo una retórica ‘populista’ que podría conducir al país por la misma senda de Venezuela.

“El principal reto genérico que tendrá López Obrador es cumplir lo que ofreció y ofreció una utopía (…) Milagros no va a poder hacer”, apuntó el historiador mexicano José Antonio Crespo.

fuente:https://www.eluniverso.com

Comentarios