Home > Intercultural > Grupo Perpetuo Socorro baila por devoción

Grupo Perpetuo Socorro baila por devoción

 

Desde Cuenca (Azuay) llegaron a Loja los integrantes del grupo Perpetuo Socorro para, al son de la Banda Show ‘Reina del Cisne’, bailar en el parque central, como un tributo de devoción a la Virgen de El Cisne que permanecerá en esa ciudad hasta el 1 de noviembre.

Su presencia en Loja se debe al pedido de los priostes azuayos que año tras año, del 1 al 8 de septiembre, realizan las festividades en honor a la Virgen de El Cisne, que incluye artistas en vivo, danzas, las noches del peregrino, quema de castillos y juegos pirotécnicos.

Los 30 integrantes del grupo Perpetuo Socorro, entre niños, adultos y adultos mayores, la mayoría miembros de una misma familia y vecinos del barrio cuencano del mismo nombre, llevan bailando por más de 10 años en cuanta festividad religiosa les sea posible, debido a las invitaciones que les extienden.

Danzas. Con disfraces de distintos animales, los devotos de la Virgen de El Cisne mostraron su talento en el baile.
Presentación en Loja
Las mujeres visten el traje típico de la chola cuencana, mientras que los hombres van ataviados con ponchos, vestimenta propia del pueblo cañari; otros se disfrazan de curiquingues, vacas locas, canes, osos y más personajes míticos indígenas.

EL DATO
A Loja acuden desde hace unos 8 años para rendir tributo a la Virgen de El Cisne y agradecerle por sus favores.En su recorrido bailaron usando un madero de unos tres metros de altura, del mismo que cuelgan un sinnúmero de cintas de colores que son tomadas por cada uno de los bailarines y ejecutan los movimientos al son de la música, pero sin enredarse.

En tanto que los disfrazados que circulan siempre alrededor de los danzantes, portan pirotecnia que lanzan en su trayecto.

Testimonios
Según informa William Ucho Viñansaca, coordinador del grupo, su presencia se da en diferentes festividades en honor a imágenes religiosas que sean motivo de la fiesta, como la de la Virgen de El Cisne y por eso acuden todos los años a rendirle homenaje, a pedirle la bendición y solicitarle que les otorgue buena
salud.

Mientras que Manuel Barbecho, un adulto mayor que es parte del elenco de bailarines, expresa su alegría por mantener la tradición, “me gusta danzar… siempre llevamos la alegría a todo el país”, pero sobre todo acude a Loja para agradecerle a la ‘Churonita’ por ser tan “milagrosa”.

Wilson Mecías, que se viste de curiquingue, hace esta representación desde que tiene ocho años y ha bailado en devoción a la Virgen del Rosario en Cuenca, así como ha rendido tributo, junto a sus compañeros, a otras imágenes religiosas en diferentes partes del sur del país. Esta es su primera vez en Loja y aprovechó para agradecer a la Virgen de El Cisne “por las bendiciones que nos regala”. (DVL)

fuente:https://lahora.com.ec

Comentarios