Home > Intercultural > Granja Agroecoturística Píllaro practica el cultivo ancestral

Granja Agroecoturística Píllaro practica el cultivo ancestral

 

La parroquia Ciudad Nueva, en Píllaro, es un lugar muy característico. En la avenida Rumiñahui se puede sentir la paz y tranquilidad que brinda la naturaleza, además de observar las plantas y los animales que complementan el paisaje de la Granja Agroecoturística Píllaro.

En este sector, de aproximadamente 11 hectáreas, las técnicas de agricultura ancestral se conservan en el tratamiento de una variedad de cultivos y plantaciones como maíz, brócoli, col, alfalfa, mora, fresa, babaco, tomate claudia, manzana, entre otros.

Una siembra sana en los suelos de Tungurahua es el objetivo más importante de la Granja, así lo explica Luis Chungata, quien coordina las actividades. “La razón principal de este lugar es que se pueda utilizar todo lo que está a nuestro alrededor para tener una agricultura alternativa y una producción limpia”, recalca.

Ciclos naturales
El cultivo orgánico se ve amenazado por el uso constante de químicos. Estos terminan con los microorganismos que necesita la tierra y además hacen que las plantas pierdan sus micronutrientes. “La utilización de estos componentes afecta silenciosamente nuestra alimentación, por eso se producen varias enfermedades que dañan la salud de las personas” comenta Cesar Viteri, encargado de los huertos frutales.

EL DATO
En la Granja existe una variedad de más de 60 cultivos.El sistema de agricultura natural significa respetar los ciclos que tiene la naturaleza para sembrar, cultivar y cosechar los productos agrícolas. Es así que en la granja, las alternativas agroecológicas son orgánicas y naturales, tal y como se hacía antiguamente por los antepasados, sin utilizar productos artificiales antes, durante y después de sembrar.

Cesar Viteri también es encargado de la germinación de semillas en la granja y habla de que el suelo debe ser sanado para poder sembrar. “Los productores deben pensar en promover una agricultura sana y libre de tóxicos que evite el daño a la tierra y al ser humano”.

Abono orgánico
Ángel Viera trabaja hace 10 años en la Granja y es quien se encarga de elaborar abonos orgánicos y bioles para los cultivos, elementos importantes que ayudan a mejorar la raíz de las plantas.

Cuenta que para la elaboración de abonos se utiliza los desperdicios de la yerba y el estiércol de los animales. También agua, cal y levadura. Estos elementos se cubren con un plástico grande, en un espacio determinado, para su proceso de descomposición.

Cada semana el abono debe ser removido y dentro de 45 días está listo para ser utilizado. Por otra parte, el biol es un elemento que se puede utilizar como un pesticida, es decir que sirve para cuidar las plantas de plagas y enfermedades.

Para la ciudadanía del cantón, la Granja Agroecoturística Píllaro es una oportunidad para aprender a través de las diferentes capacitaciones y charlas que se facilitan. “Es un ejemplo de un huerto saludable que muestra a la población que no es necesario cultivar con químicos si se tiene conocimiento de cómo tratar el suelo”, afirma Diego Calvopiña, morador del cantón. (BG)

fuente:https://lahora.com.ec/

Comentarios