Home > Intercultural > Espiritualistas tsáchilas desarrollan ceremonias para sanar enfermedades

Espiritualistas tsáchilas desarrollan ceremonias para sanar enfermedades

 

Si una persona quiere abrir un negocio, al cual lleguen muchos clientes, entonces desde la perspectiva de los espiritualistas de la nacionalidad tsáchila, necesita una ceremonia de florecimiento. El objetivo de estos actos es atraer los buenos augurios para la persona que la solicita obtenga el resultado deseado.

Como este, hay más rituales que sirven para diferentes acciones. Otro de los más comunes es el del endulzamiento, para lograr el regreso de un ser amado o el apaciguamiento de las relaciones humanas, la armonía con amigos o familia y más.

Uno de los espiritualistas de la población ‘colorada’ que hace este tipo de trabajos es José Aguavil, quien reside en la comuna El Poste. Asegura que hay incluso personas de otros países que han llegado para someterse a estas ceremonias.

Práctica. Elementos de la Madre Tierra ayudan en estos procedimientos.
Por pasos
“Primero hacemos un diagnóstico para saber qué tiene la persona y qué área debemos reforzar. Entre otras cosas, en estos ritos se hacen terapias, se preparan bebidas, se les pregunta qué sucedió, hasta que se encuentra el punto de quiebre”, explicó.

Se efectúan caminatas para que el individuo se encuentre y conecte con la Madre Tierra, andan descalzos por la montaña, lo cual permite aflojar el cuerpo y desbloquear los puntos energéticos. Aguavil mencionó que también hay meditaciones hasta tomar la bebida (ayahuasca).

Agregó que dependiendo de la situación, se dará la reacción de la persona tras consumir esta sustancia tsáchila.

Ingredientes. La reacción ante el consumo de la ayahuasca depende de la dolencia o el requerimiento que traiga la persona consigo para la ceremonia.
“Hay algunos que empiezan a llorar si lo que traen en su interior tiene que ver con tristezas. Otros se ríen como locos, esto si su situación se relaciona con la felicidad. También se observan reacciones con gritos y desesperación, si se trata de algo muy negativo. Asimismo, existen visiones muy espirituales, si sus visiones son positivas”, explicó Aguavil.

Las ceremonias pueden durar tres o cuatro horas, aunque algunas se extienden hasta un período de seis días, concluyó (ARR)

fuente:https://lahora.com.ec

Comentarios