Home > Intercultural > El malá se sirve a los invitados en Santo Domingo de los Tsáchilas

El malá se sirve a los invitados en Santo Domingo de los Tsáchilas

 

Para los miembros de la nacionalidad tsáchila es conocido como ‘malá’, pero quienes no pertenecen a esta población, los mestizos, la llaman ‘chicha’. Se trata de una de las bebidas más famosas y conocidas de las diferentes culturas de Ecuador; sin embargo, para los tsáchilas tiene décadas de tradición y la consideran muy especial.

La principal materia prima para su realización es el jugo de la caña de azúcar, aunque también está compuesta de maíz molido y un ingrediente especial y secreto que los tsáchilas lo consiguen en las montañas y que le da un sabor diferente.

Antecedentes
Manuel Aguavil, uno de los residentes de la comuna El Poste, relata que el proceso para la fabricación del ‘malá’ nace en la molienda, que es un mecanismo hecho en base a pambil, donde se saca la mayor cantidad de jugo de caña de azúcar.

“La idea es extraer cientos de litros del jugo. Luego vamos hasta la montaña, ahí debemos conseguir una planta que se la encuentra y nace únicamente junto a una clase de árbol que es de color gris. Después a esta la envolvemos en hoja de bijao (de plátano) para que se fermente por unos días.

Una vez concentrada esta sustancia, llamada coló, la revolvemos con la masa del maíz molido y se la mezcla con el jugo de la caña de azúcar, se la cocina y posteriormente se la deja fermentar por varios días hasta que la bebida tenga el punto sabroso que la caracteriza”, afirma Aguavil.

BEBIDA. La chicha se la almacena en recipientes de madera donde se deja fermentar.
Tradición
Lo ideal es que durante tres días se cocine el jugo de caña de azúcar con la masa de maíz y el ingrediente especial. Gloria Calazacón, por su parte, detalla que el ‘malá’ es uno de los ‘líquidos’ más tradicionales de la nacionalidad y en la actualidad los más ancianos la consideran como la bebida de la cordialidad.

“Los más adultos aún conservan la costumbre de tener más de 100 litros de chicha en sus casas. Lo correcto es que cuando se visita a una familia, esta lo reciba a uno con un recipiente lleno de esta bebida. Es una manera de decir bienvenidos a mi casa”, menciona.

Se da en momentos especiales
Los hombres adultos tsáchilas son los encargados de ir hasta la montaña a buscar el ingrediente secreto. En cambio, los jóvenes deben extraer el jugo de la caña de azúcar y las mujeres rallar el maíz y preparar la masa.

EL DATO
El ‘malá’ es una bebida que en ocasiones causa mareos, por lo que se recomienda ingerirla en cantidades pequeñas.El ‘malá’ también se brinda en ocasiones y agasajos especiales como matrimonios y rituales propios de los tsáchilas. Una de las conmemoraciones en las que más se realiza y se consume es en la fiesta ‘Kasama’, donde se celebra el nuevo día o nuevo año en las costumbres de esta población.

Hay otras bebidas que también representan una tradición en los tsáchilas, como la ‘ayahuasca’ y el ‘urú’. Esta última tiene características similares en cuanto a la preparación del ‘malá’, pero con la única diferencia que se la hace con masa de yuca en lugar de maíz. Esta se sirve únicamente en ceremonias y conmemoraciones especiales, al igual que la ‘ayahuasca’, que genera efectos alucinógenos en algunas personas que la consumen. (DLH)

También en Imbabura
° Imbabura es una de las provincias en las que también se hace la chica con maíz, sobre todo en Otavalo y Cotacachi. A diferencia de los tsáchilas, además del maíz y el jugo de la caña de azúcar, en estas comunidades les agregan algunas clases de granos.

Lo primero que ellos hacen es dejar fermentar los granos por 15 días de anticipación, luego los muelen, pero primero se remoja el maíz seco y después se mezcla. Esta combinación se cocina por unas tres horas, en leña. Una vez listo se lo cierne y se deja fermentar por unos cuatro días. Al final se endulza con panela y queda listo para servir en fiestas especiales.

fuiente:https://lahora.com.ec

Comentarios