Home > Internacionales > Cristina Fernández de Kirchner, arrinconada por polémicas confesiones

Cristina Fernández de Kirchner, arrinconada por polémicas confesiones

 

Un día después de que la expresidenta argentina Cristina Fernández sea procesada y se pidiera su prisión preventiva –no se puede aplicar por su inmunidad como senadora–, otro caso la llevó a los tribunales.

La exmandataria compareció ayer nuevamente por una causa de lavado de dinero. Como usualmente hace, no contestó preguntas y entregó al juez Sebastián Casanello un texto en el que rechazó cualquier acusación vinculada con la causa conocida como “la ruta del dinero K”, que indaga la presunta expatriación y posterior repatriación de unos 60 millones de dólares en un intento por legitimar esos capitales.

Ella negó todos los cargos. Según la acusación, la operación ocurrió entre 2010 y 2013, cuando Fernández gobernaba Argentina.

La causa tiene en su centro a Lázaro Báez, un excajero de banco que creó un imperio de negocios en Santa Cruz, donde ganó licitaciones petroleras y de obras públicas durante los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa y sucesora Cristina Fernández de Kirchner (2003-2015).

En total, Fernández está involucrada en siete procesos judiciales, varios de los cuales implican también el mandato de su ya fallecido esposo.

El caso más reciente y el que ha tenido mayor impacto es el de “los cuadernos de la corrupción”, una supuesta trama de sobornos que implica tanto a grandes empresarios de la construcción como a exfuncionarios kirchneristas. Por esa causa, el juez Claudio Bonadio solicitó el pasado lunes su procesamiento y prisión preventiva. Sin embargo, la expresidenta solamente podría ser detenida si el Senado le retira sus fueros parlamentarios.

Durante las investigaciones del caso han surgido polémicas confesiones de exfuncionarios y empresarios implicados.

Claudio Uberti, titular del Órgano de Control de Concesiones Viales durante el mandato de Kirchner, dijo que en una ocasión en 2005 el entonces presidente se enojó cuando le entregó pesos provenientes de la recaudación en lugar de dólares. “Agarró a patadas el paquete de los pesos y lo tiró por el despacho. Kirchner era un suplicio”, dijo.

Uberti recordó que el día en que murió Néstor Kirchner, el 27 de octubre de 2010, en el departamento propiedad de la pareja presidencial en Buenos Aires, “había 60 millones de dólares” y que en una ocasión observó que en el lugar había “alrededor de veinte valijas de distinto tamaño”.

“Los transportes de dinero se hacían al sur por vía aérea, en bolso o valijas, y se hacían a la luz del día y a la vista de los que estuvieran en el lugar. No vi dinero, pero sí las valijas. Esta cuestión no era ajena la señora de Kirchner que presenciaba los transportes”, agregó.

José López, secretario de Obras Públicas durante el kirchnerismo, recordó la noche de junio del 2016 en la que le pidieron que por razones de seguridad cambiara de lugar unos nueve millones de dólares. En medio de la noche, López fue descubierto por la policía mientras intentaba ocultar el dinero en un monasterio. (I)

fuente:https://www.eluniverso.com

Comentarios