Home > Nacionales > Correa compareció por caso Gabela entre incidentes

Correa compareció por caso Gabela entre incidentes

 

Cuatro veces se levantó el expresidente Rafael Correa de su silla en su casa en Lovaina, Bélgica. Estaba en videoconferencia con la Comisión de la Asamblea que investiga el caso de la muerte del general Jorge Gabela. “Voy por un vaso de agua”, decía sin más aviso. Rápidamente se retiraba los audífonos blancos, salía de la imagen y reingresaba a la escena con un vaso lleno que lo terminaba tras varios bocados.

Segundos antes, los asambleístas le consultaban sobre lo que conocía en relación al trabajo del Comité Interinstitucional que investigó la muerte del general de la Fuerza Aérea. Él emitió un decreto presidencial que creó el Comité conformado por cinco ministerios.

Algunos asambleístas le cuestionaban por su gestión como Presidente de la República y por cómo el Comité manejó el informe elaborado por el perito Roberto Meza, cuyo tercer producto está desaparecido.

Previamente, se habían registrado cruces de palabras entre el exmandatario y los asambleístas, mientras se escuchaban gritos entre otros legisladores en el salón José María Lequerica de la Asamblea.

Antes de los gritos
César Litardo, presidente de la Comisión, instaló la sesión a las 15:45. Ya estaba conectado el expresidente a la videoconferencia y solamente esperaba que le dieran la palabra. Con la “mayor predisposición” dijo que comparecía, que se había politizado el tema. Vestía la clásica camisa blanca que usaba durante las sabatinas, con el sello de Ecuador en un costado.

Manifestaba que en junio de 2015 recibió la presentación del informe final del Comité. Decía que los ministros fueron los responsables de elaborar dicho informe. Señaló que él recibió las conclusiones en las que se ratificaba que el crimen de Gabela era por delincuencia común. Que no se encontró información de que fuera crimen organizado. Expresó que ese informe fue entregado a la Contraloría, a la Fiscalía, a la Asamblea y a la familia.

Terminó su exposición, no hubo mayores sobresaltos. Tomó la palabra la asambleísta Marcela Aguiñaga, una de sus allegadas. Le preguntó que si conocía de un informe tres. Dijo que no. Que si conocía al perito. Dijo que no. Siguieron otras preguntas. No hubo sobresaltos.

Los gritos
El tono de la sesión cambió cuando tomó la palabra el asambleísta Sebastián Palacios. “Represento a los jóvenes que están cansados de la corrupción y ese abuso de poder que hizo que funcionarios se enriquezcan y que, peor aún, hizo que se esconda información y se oculte la verdad”.

Preguntó por qué se demoraron dos años en entregar el informe. Inmediatamente, Correa levantó el tono de voz, gesticulaba con sus manos, fruncía el seño. “Perdón joven asambleísta, si quiere hacer una política honrada, no politice, no levante falso testimonio. A mí me respeta y respeta a mi gobierno. Si quieren que siga colaborando, me respeta”.

A partir de ese momento, la sesión se dividió entre los pedidos del presidente de la Comisión de que se mantenga el orden, los gritos entre los asambleístas Esteban Bernal (CREO) y Augusto Espinosa, las risas de la audiencia, los cuestionamientos en tono elevado de los legisladores y las ofensas del exmandatario. También se respondían preguntas.

Todo eso observaba Patricia Ochoa, viuda de Gabela. Minutos antes de concluir la sesión dijo entre lágrimas: “Después de la infamia que le han hecho (a mi esposo), no tienen ni siquiera derecho a pedir perdón. No sé qué clase de autoridades del Estado estuvieron a cargo de ese Comité. Dónde está la moral y la ética. Para mí todo está claro: Fue un crimen de Estado”. (AGO)

Reconstrucción del tercer producto
° “Mi memoria no me falla”. Esa fue la respuesta del perito Roberto Meza a la pregunta de si está dispuesto a reconstruir el tercer informe sobre la muerte del general Jorge Gabela. El experto en criminalística repitió lo que ya se conocía: que no posee ningún insumo físico o respaldo digital del tercer producto porque no alcanzó a hacer ninguna copia ni respaldo de su trabajo.

Sin embargo, reveló que los nombres de los presuntos autores intelectuales y cómplices de la muerte del general están guardados en su memoria. “Son nombres que resonaron y siguen resonando”, dijo. Además, frente a la pregunta de la asambleísta Jeannine Cruz de que si había nombres de exfuncionarios públicos en el tercer producto, respondió que sí, pero aclaró a esta diario que no se puede extrapolar a dichos exfuncionarios dentro de los presuntos autores intelectuales del asesinato.

El perito Meza compareció en la Comisión por alrededor de una hora y media. Allí explicó, con diapositivas, el desarrollo cronológico de la elaboración del informe, desde que se firmó el contrato hasta que se entregó y que se mantuvieron varias reuniones para discutir el contenido.

El experto señaló que el informe completo, de tres partes, lo recibieron todos los miembros del Comité y que fue aceptado, es decir, que el Comité estuvo de acuerdo con el contenido. Añadió que en mayo de 2014, alrededor de un año de la entrega del producto, le solicitaron vía correo electrónico que eliminara ciertas hojas del informe.

Finalmente, pidió a la Comisión que le informe con anticipación cuándo necesitarán que esté presente en Ecuador para coordinar su trabajo.

fuente:https://lahora.com.ec

Comentarios