Home > Cultural > Carlo Acutis

Carlo Acutis

Carlo Acutis ( 3 de mayo de 1991- 12 de octubre de 2006) fue un estudiante y programador de informática italiano, beatificado en Asís el 10 de octubre de 2020.

Criado en una familia tradicional pero no practicante. A temprana edad mostró su gusto por la piedad y rezar en las iglesias. Durante los viajes familiares solicitaba a sus padres visitar los santuarios de la región. De joven tuvo una devoción por la Eucaristía y por la Virgen María, a quien luego definió como «la única mujer de su vida».

​Se interesó por la historia de las apariciones de Nuestra Señora de Lourdes y de la Virgen de Fátima. También estudió la vida de los santos, entre ellos Luis Gonzaga y Tarsicio, pero en particular se interesó por Francisco de Asís, Antonio de Padua, Domingo Savio y los tres pastores de la Virgen de Fátima. Su madre se apuntó a unas clases de teología para poder contestar a las cuestiones que Carlo le planteaba.    A los siete años Carlo manifestó su deseo de recibir la comunión a la que llamó «mi autopista hacia el cielo»

El adolescente utilizó su gusto por la tecnología para crear un sitio web que difundió la historia de los milagros eucarísticos. La página ha sido utilizado por más de 10.000 parroquias en todo el mundo, según el Vaticano.

Carlo asistió todos los días a misa. En una ocasión dijo: «Si nos acercamos a la Eucaristía todos los días, vamos directo al paraíso». Rezó el rosario todos los días, se confesaba una vez por semana y participaba en el catecismo para los niños de su parroquia.​ También dedicaba su tiempo libre a visitar a los ancianos y ahorraba dinero para dárselo a los más necesitados. A menudo decía: «La felicidad es mirar a Dios. La tristeza es mirarte a ti mismo».

Carlo enfermó a principios de octubre de 2006; parecía una gripe normal y corriente, pero era una leucemia del tipo M3, la más agresiva. No había ninguna posibilidad de curación. Al cruzar la puerta del hospital, Carlo le dijo a su madre: «de aquí ya no salgo».Más tarde, también les comentó a sus padres: «ofrezco al Señor los sufrimientos que tendré que padecer por el Papa y por la Iglesia católica, para no tener que estar en el Purgatorio y poder ir directo al Cielo». Cuando la enfermera le preguntaba cómo se sentía con esos dolores, Carlo respondía: «Bien. Hay gente que sufre mucho más que yo. No despierte a mi madre, que está cansada y se preocuparía más». Pidió la unción de los enfermos y tres días después del diagnóstico, el 12 de octubre de 2006, falleció en el hospital San Gerardo de Monza, Italia.

Antes de conocer su enfermedad, Carlo realizó un vídeo donde dijo que, si moría, le gustaría que lo enterraran en Asís. Por ello ha sido sepultado allí.

 

Comentarios