Home > Nacionales > Cárceles Ecuador: Los problemas continúan a dos meses del estado de excepción

Cárceles Ecuador: Los problemas continúan a dos meses del estado de excepción

 

Una requisa de armas y objetos prohibidos en el interior de la cárcel El Rodeo, de Portoviejo, se convirtió en un enfrentamiento entre policías y reclusos.

Según un parte policial, los hechos se registraron ayer a las 06:00, luego que un contingente de uniformados ingresó con el propósito de requisar y decomisar los objetos prohibidos que pudieran existir.

La misma información emitida por el jefe del operativo Jaime Salazar al jefe de la subzona 5, Jhonny Mora Flores, señala que cuando el personal tomaba procedimiento, algunos de los reos comenzaron a lanzarles botellas, palos y piedras. Mora informó que las personas privadas de la libertad tiraron piedras a los policiales cuando procedían a realizar la requisa en el centro de reclusión.

A consecuencia del ataque, 40 efectivos policiales resultaron heridos con roturas de cabeza, cortes en las manos y otros traumas. La mayoría de lesionados fueron llevados al Hospital Verdi Cevallos.

Blanchy Macías, jefe de emergencia, señaló que uno de los uniformados llegó con un trauma craneoencefálico leve. Otros sufrieron cortes en la mano, al parecer, provocado con un objeto cortopunzante.

La Policía de la Zona 4 sostuvo que, entre lo requisado, hay drogas, un arma de fuego, celulares y varios objetos cortopunzantes como tijeras, cortaúñas, navajas, destornilladores, fueron decomisadas durante las labores.

Tras el estado de excepción decretado por el Gobierno, esta cárcel recibió a varios miembros de la banda de ‘Los Choneros’, quienes fueron trasladados de Guayaquil hasta ese reclusorio.

‘Se debía entregar equipo autoprotector’
° Uno de los principios básicos del uso de la fuerza, dispuestos por la ONU, es que el Gobierno debe asegurar que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley cuenten con equipo autoprotector. Desde esa perspectiva, el experto en seguridad, Ricardo Camacho, explica que en los últimos hechos de violencia contra un grupo de policías, en la cárcel de Portoviejo, inclusive se han violado normas internacionales. Por lo cual, los agentes podrían presentar, en cualquier momento, una queja en contra del Estado ecuatoriano, en instancias como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que la Corte IDH sancione al país.

Camacho sostiene que la lucha al interior de las prisiones ya no es entre mafias sino que los internos han empezado a reclamar sus derechos. Para él, la situación solo ratifica que quien captura no puede ser quien cuida las cárceles, además de la urgencia en la implementación de un Cuerpo de Seguridad Penitenciaria, con buenos sueldos y estabilidad para los guías, como establece el Código Orgánico de Entidades de Seguridad (Coescop).

‘No saben cómo reaccionar ante un amotinamiento’
° Para analizar la situación actual de las cárceles, el exguía penitenciario, Johnny Cadena, hace referencia a los miembros del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) que fueron secuestrados el mes anterior y a los policías que resultaron heridos ayer, durante una requisa. Los hechos le hacen concluir que ninguna de las dos instituciones sabe responder ante motines y altercados porque no es su competencia. Según su lectura, las autoridades han intentado ocultar información que ha logrado filtrarse a través de imágenes y audios de los presos y los guías. Sobre el último comunicado que envió SNAI en el que se reportaba un arma decomisada, Cadena dice que claramente es una pistola ‘Glock’, que en el país es característica de la Policía Nacional. “¿Por qué no hubo detenidos? y ¿por qué no dan el nombre de la persona que tenía esa arma?”, pregunta el exfuncionario y explica que es fácil localizar al dueño porque todas están registradas. Destaca que fueron tres guías quienes lograron mediar para que los presos dejaran que los policías salgan pues iban a ser secuestrados.

‘La huelga de hambre es un derecho’
° Cuando todas las formas de protesta pacífica se agotan, históricamente, los grupos han optado por la huelga de hambre. Lo explica el secretario ejecutivo del Comité Permanente de Derechos Humanos (CDH), Billy Navarrete, quien además aclara que esa medida es un derecho que debe garantizarse. “El prisionero no se declara en huelga de hambre para incidir en las autoridades sino sobre en el resto de la sociedad”, menciona el activista y agrega que la situación es aún más grave en este caso porque los huelguistas están encerrados. Según Navarrete, los planteamientos que se han difundido son “bastante sensatos” y “elementales” con respecto al contacto con el mundo exterior, las garantías del acceso a la salud y otros Derechos Humanos. Para él, los hechos reflejan que hay una falta de decisión política para manejar la crisis de una forma que no sea el aislamiento militarizado. Sobre las restricciones a los delegados de la Defensoría del Pueblo, menciona que se está dando marcha atrás en materia de protección, al no acatar instrumentos internacionales como el Mecanismo de Prevención de la Tortura.

El Estado de Excepción en las cárceles del país cumple hoy 52 días de vigencia; le queda un poco más de un mes y los hechos de violencia no han parado. En medio de una huelga de hambre anunciada en un boletín firmado por “la población carcelaria”, las autoridades del Servicio Nacional de Atención Integral al Adulto Privado de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) se han limitado a emitir comunicados, a través de su cuenta de Twitter. Estos días estuvieron marcados por motines, agresiones y bloqueos en las visitas de los delegados de la Defensoría del Pueblo a la cárcel del Turi. Ni la Policía Nacional ni las Fuerzas Armadas se han pronunciado oficialmente. Tres expertos analizan la situación.

fuente:https://lahora.com.ec

Comentarios